EL DEDO

De plano, dura más una gota de agua en el sol que una patrulla en manos de policías. Dos semanas después de la entrega de vehículos de seguridad pública adquiridos con el Fortaseg, ayer un agente policiaco protagonizó un choque a bordo de la patrulla comercial que recién se estrenó en Guaymas hace ocho días. El saldo fue de un elemento policiaco lesionado y daños en dos carros, con responsabilidad para el chofer del carro propiedad del Ayuntamiento. Son constantes los hechos como el de la patrulla comercial y, de hecho, en general el tiempo de vida útil de la flotilla de seguridad pública es de un trienio y no porque sean carros de operatividad sino por desorden interno. La ciudadanía ha sido testigo en cómo se desplazan muchos agentes sin las mínimas medidas de prevención y respeto a las reglas de tránsito para acabar con millones de pesos en inversión de equipo y eso es lo más cuestionable, que no cuidan el patrimonio de seguridad pública. Si el capitán Andrés Humberto Cano Ahuir no quiere hacer nada por proteger a los guaymenses y menos a los policías, que al menos tenga la iniciativa de ordenar controles para el cuidado de las unidades de patrullaje policiaco porque son millones de pesos al año los que se ejercen y no es justo que se pierda por desorden e indisciplina dentro de las filas policiales.

error: Este contenido esta protegido !!