EL MOLCAJETE

¡Ah que doña Celidita!, por más que se desgarre las vestiduras y hable de responsabilidad y honestidad en el manejo de los dineritos de los guaymenses, a la tesorera por donde quiera le brotan los trapitos sucios.

 

Sabiendo que los resultados de la revisión a la Cuenta Pública ya están saliendo a la luz, la jefa de jefas se puso a gritar a los cuatro vientos que está trabajando con responsabilidad y honestidad.

 

Resulta y resalta que, entre otras cosas, el Isaf observó que el Ayuntamiento gasta más de lo que tiene, así de fácil, pero aun así dicen que no se han endeudado.

 

Además, detectó que la tesorera no está aplicando la retención del Impuesto sobre la Renta, el ISR, aun cuando ella anunció que se estaba haciendo.

 

Hasta una conferencia de prensa hizo para anunciar que habían empezado los descuentos, lo que por cierto provocó la inconformidad entre los trabajadores del Ayuntamiento.

 

Pues resulta que, efectivamente, se está haciendo el descuento a los trabajadores, pero eso no se está haciendo en papel, en la contabilidad no aparece… entonces ¿qué está sucediendo?… ¿dónde está quedando ese dinerito?

 

Y otra, ahí les va, pues que el Isaf encontró inconsistencias en el nombramiento de doña Celidita Botello… ¡tracas!

 

Presumiblemente la tesorera no cuenta con el tiempo de residencia efectiva en Guaymas para ocupar su puesto, ya que vivía en Hermosillo, y antes, en otra ciudad.

 

Según los requisitos para ocupar el cargo, debe contar con residencia mínima de dos años, cuando se es originario de Guaymas, y si es nacido en otro lugar, deben ser cinco años mínimo, comprobables.

 

Doña Celidita no cumple con ese requisito, por lo que hay inconsistencia en el nombramiento.

 

Hasta el 2019, la tesorera obtuvo la credencial del INE, para votar, con residencia en Guaymas, y definitivamente, los tiempos no le dan… en otras palabras, doña Célida no debe estar como tesorera.

 

Y… aún hay más diría aquel… trabajadores del Ayuntamiento están pegando de gritos, porque la tesorera no ha aplicado el ajuste salarial del cuatro por ciento en este año, que debió haber sido a partir del mes de enero.

 

¿Dónde está la responsabilidad y honestidad?

error: Este contenido esta protegido !!