EL DEDO

Hoy se votará el segundo informe de gobierno de Sara Valle Dessens y las cuentas nomás no salen. De las promesas de campaña, queda nomás el recuerdo y en esta semana de rendición de cuentas vale la pena recordar los compromisos incumplidos de la presidenta y su equipo de colaboradores, como el caso de Seguridad Pública. Sara Valle prometió retomar el programa de la policía de barrio y casetas de policía. A la fecha, se ha habilitado un solo módulo que apenas funciona, pero se cerraron 2 comandancias y de los 16 espacios nuevos que prometieron en zonas conflictivas nadie se acuerda. La alcaldesa prometió un estadio, nuevo, de alto nivel y lo que ha hecho es descuidar más el Abelardo L. Rodríguez como toda la infraestructura deportiva en la ciudad. Dijo que iba a pavimentar barrios populares, pero a la fecha, la única obra destacada es la avenida seis y la calle de su casa. De todas las promesas falsas, la más lastimosa es el ofrecimiento no cumplido de conducirse con honestidad y transparencia porque hasta hoy, hay múltiples observaciones en la Cuenta Pública que no ha podido solventar. En resumen, en este segundo año de gobierno, tampoco se pudo cumplir a los guaymenses y será difícil que en un año puedan abatir el rezago en todas las áreas de gobierno, así que la presidenta tendrá que apurarse si quiere al menos atender las prioridades como reparación de calles y seguridad, si quiere terminar la administración sin reproches de la gente que le dio una segunda oportunidad y que, de nueva cuenta, se sienten defraudados por la falta de resultados.

error: Este contenido esta protegido !!