EL MOLCAJETE

¿En qué quedó la cosa pues?… ¿habrá o no gente en la celebración del Grito en Guaymas?… la respuesta es quién sabe.  Así son de indecisas las autoridades, empezando por la alcaldesa doña Sarita Valle, lo malo es que la misma actitud la tienen con cosas verdaderamente importantes.

 

Resulta y resalta que, como sabemos, doña Sarita anunció que celebraría el Grito de Independencia con mil personas presentes.

 

Ante las críticas, pues la pandemia de coronavirus y actos violentos siguen azotando en Guaymas, dio marcha atrás y dijo que serían quinientas personas a las que dejarían entrar a la Plaza de los Tres Presidentes.

 

Pero, posteriormente dijo que serían de quinientas a mil. Así la indecisión, pero más la irresponsabilidad de las autoridades municipales.

 

Mientras doña Sara le daba circo al pueblo, en la mayoría de los municipios de Sonora, el mismo gobierno del estado y hasta el gobierno del presidente de la república, anunciaron celebraciones virtuales, para no exponer al pueblo.

 

Después de todo eso, el disque coordinador de Protección Civil, Mario Alberto Madueño, títere del virreicito secretario del Ayuntamiento, Arturito Lomelí, recomendó, entre comillas claro, que para evitar riesgos se suspendiera el ingreso de personas a tal celebración y se llevara a cabo de manera virtual.

 

Con eso dieron reversa a sus intenciones, muy en lo oscurito para no exhibir a la alcaldesa, pero el circo de la banalidad y la irresponsabilidad no quedó ahí.

 

Ahora, doña Sarita, Marito Madueño, Arturito Lomelí, ¡Ah!… y la jefa Celidita, dejaron suelto, es decir, si acude gente este día a presenciar el Grito, la dejarán entrar.

 

Este es el tipo de actitudes que han mostrado las autoridades durante dos larguísimos años incrustados en la casa de piedra, mismas que han dañado a Guaymas, sumiendo al pueblo en la inseguridad y en la inmundicia.

 

Si no pueden decidir por el bienestar de Guaymas… ¿para qué están?

error: Este contenido esta protegido !!