Mujeres se acompañan y guían durante abortos caseros en Sinaloa

Estas mujeres de entre 19 y 25 años guía y acompañan durante días y meses a las que desean interrumpir su embarazo

 

Un grupo de mujeres se ha organizado en Sinaloa para guiar a otras que deseen interrumpir su embarazo. En los últimos dos años que llevan en activo han brindado acompañamiento a más de una centena de abortos con medicamento.

 

Tienen entre 19 y 25 años, forman parte de un colectivo que reúne a mujeres de Culiacán y de Sinaloa, y a través de WhatsApp brindan apoyo y acompañamiento a todas aquellas mujeres que desean interrumpir su embarazo usando medicamentos. En ocasiones, ofrecen sus hogares como centros de atención para sus compañeras y en otras realizan platicas informativas sobre este tema.

 

Desde que en 1989 se utilizó por primera vez el misoprostol como un técnica abortiva, muchas mujeres comenzaron a utilizarlo. En México, el aborto se realizaba de forma clandestina hasta que diversos colectivos lograron que se volviera una actividad legal en algunos estados del país.

 

En Sinaloa, sin embargo, el aborto sigue considerándose un delito que se castiga con hasta tres años de prisión, por lo que las abortistas, ubicadas en los municipios de Ahome, Culiacán y Mazatlan han puesto en práctica el Manual de práctica clínica para un aborto seguro brindando acompañamiento a todas aquellas mujeres que desean interrumpir su embarazo.

 

Las mujeres de este colectivo se guían a su vez en su experiencia personal o casos cercanos para ayudar a quienes lo necesiten. Su alternativa ha sido crear una alianza con los varones para que sean estos quienes compren y trasladen el medicamento necesario para los abortos, en otras ocasione lo compran en farmacias similares.

La labor que realizan es completamente gratuita y cabe señalar que han realizado colectas entre ellas para hacer frente a las necesidades de sus compañeras.

 

¿Qué medicamentos emplea el colectivo?

El medicamento utilizados por este grupo de mujeres son el misoprostol, el cual genera contracciones que logran expulsar al embrión con su saco gestacional. Este procedimiento está publicado por la OMS y es avalado para realizarse en casa si se tiene un embarazo menor a nueve semanas.

 

Más detalles sobre el ILE Sinaloa…

 

El nombre que recibe este colectivo es el de la red de Interrupción Legal del Embarazo Sinaloa y está conformado por jóvenes y estudiantes de la Universidad Autónoma de la entidad. Atribuyen su conocimiento y formación a Las Libres de Guanajuato, quienes fueron pioneras en la interrupción del embarazo hace 42 años en esta región del país.

 

En Sinaloa son 18 las entidades que prohíben la interrupción del embarazo, “protegiendo así la vida desde la concepción”, sin embargo antes y después de cada acompañamiento, se les pide a las mujeres que se hagan ultrasonidos y de esa forma se puedan asegurar de que el embarazo no sea ectópico y pase de las siete semanas. Después se sigue el rastro hasta confirmar que no quedaron residuos del embrión.

 

La parte difícil de una interrupción

Las experiencias que han compartido estas mujeres con sus compañeras en ocasiones son intensas. Algunas llegan preguntando si pueden llorar, ellas responde que allí llorarán todas juntas.

 

El proceso de acompañamiento se da de inicio a fin, y como lo afirman las participantes en el colectivo, lo más complicado es la labor emocional y la culpa que muchas sienten al abortar.

 

“Traen muchos prejuicios sobre que el aborto es pecado y asesinato. Hacerlas ver que es su derecho es bien difícil. No las dejamos hasta que nos dicen “Ya me llegó la regla del otro mes””, detalla una de ellas para El Universal.

 

error: Este contenido esta protegido !!