EL DEDO

Hoy se llevará a cabo una manifestación en rechazo a la administración de Sara Valle Dessens. Nada extraño  si se recuerda que ya comenzó el año electoral y son tiempos en los que los políticos, partidos y aspirantes, escogen sus banderas para ganar simpatías y la alcaldesa Sara Valle Dessens se ha ganado el repudio de sectores por su forma tan poco ortodoxa para conducir el gobierno que encabeza. En la protesta estarán algunos de los actores que han librado batallas con el Ayuntamiento, desde el ex contralor cuyo protagonismo amenaza con empañar el movimiento que pudo ser legítimo, hasta familiares de policías cesados, regidores y ex funcionarios. Como siempre, la presidenta desestima la manifestación para evadir su responsabilidad bajo el argumento de que se trata de golpes de detractores que no representan nada, incluso, parte de su equipo se ha dedicado a cuestionar a los manifestantes, con calificativos de agitadores y enemigos de Guaymas. Tal vez la alcaldesa tenga razón, aunque su problema no es tan sencillo de resolver como ella lo ve, porque al margen de una protesta, existe la decepción generalizada de ciudadanos defraudados por su gobierno, ellos a lo mejor no acudirán a la marcha, pero reprueban su gestión al ser afectados por el rezago en servicios y la soberbia de los servidores públicos que se han ocupado en hacer grilla para distraerse de sus obligaciones, con resultados desastrosos para la comunidad. Y mientras Sara Valle minimiza el movimiento, mientras los grupos políticos hacen de las suyas como siempre, el enojo popular crece cada vez más por el mal resultado del gobierno que era la esperanza para salir adelante y ahora es una prueba de ineficiencia y corrupción.

error: Este contenido esta protegido !!