EL MOLCAJETE

El amiguismo, compadrazgos, el gozar y abusar de las mieles del poder, desgraciadamente siguen teniendo mareadas a las autoridades municipales, para mal de toda la comunidad.

 

Mucho se ha dicho sobre la violencia, que sigue sin freno, pero las difíciles condiciones de seguridad en que viven los guaymenses incluyen otros problemas, como los robos.

 

Lo cierto es que la violencia que se vive en la administración de doña Sarita tiene al pueblo en una posición de debilidad y un profundo malestar, pero también los atracos, que lastiman los bolsillos, ya rotos de mucha gente.

 

Los robos en casas, de carros y en comercios siguen creciendo, sin la mínima preocupación de las autoridades.

 

En el Centro, en plena avenida Serdán, hay comercios que han sido visitados hasta en cinco ocasiones en menos del mes y todo por la falta de mecanismos y estrategias de prevención, y total falta de preocupación y ocupación, del Capitán América, don Andresito Cano Ahuir, avalado por asesores y la misma alcaldesa, que sigue elogiando lo que no existe, el trabajo del militar.

 

Esto, también ha resultado en una crisis al interior de la Policía Municipal, donde hay un vacío en la dirección.

 

Se carece de una estrategia de combate a la delincuencia, pues lo único que se le ha ocurrido a don Andresito es en reaccionar… y eso cuando tiene la ocurrencia y poco o nada se hace por prevenir.

 

Han quedado atrás módulos de policía en los diferentes sectores, la policía de barrio, policías en bicicleta en el centro, policías a pie, que si bien no representan una solución definitiva, sí son acciones que ayudan a una prevención, cuando se tiene esa intención.

 

Debe haber una operación policial que aumente significativamente el número de delincuentes capturados… delincuentes, no inocentes, así como la intervención de diferentes dependencias que también serían parte de la prevención, como Desarrollo Social, Deporte, Casa de la Cultura, entre muchas otras que se pueden sumar, pero no se hace, porque hay ineptitud y se les deja ‘nadar de muertito’.

 

Tránsito Municipal, está siendo utilizado para recaudar y no para prevenir, no solo accidentes, sino robos y asaltos.

 

Cuando no hay voluntad, no hay capacidad, esto es lo que sucede… y, que se amuelen los guaymenses.

error: Este contenido esta protegido !!