Madre e hijo descubren juntos su vocación religiosa, ahora son monja y sacerdote

Con regularidad se puede pensar que los padres son los encargados de guiar a los hijos en un camino específico de la vida; sin embargo, en esta historia fue Jonas, un sacerdote brasileño, el que también logró mostrarle nuevos horizontes a su madre, quien encontró su vocación en la religión gracias a su hijo.

En una entrevista realizada para el medio ACI Prensa, Jonas Magno de Oliveira aseguró que desde los ocho años él tuvo clara su vocación religiosa, esto motivado por crecer en un hogar católico y por la labor de un sacerdote diocesano que lo inspiró. Sin embargo, considera que su familia, a excepción de su madre, vio su interés como algo pasajero, aunque no era así.

“Ella se inspiraba mucho en Nuestra Señora, que siempre fue silenciosa, dejaba que Cristo hiciera lo que tenía que hacer”, recuerda el sacerdote Jonas.

A los 13 años, mientras su madre estaba en un “retiro de silencio” y él se quedó en el seminario del Instituto del Verbo Encarnado, fue cuando pudo aclarar lo que quería para su futuro y confirmar su vocación.

Con su decisión tomada, lo único que le preocupaba a Jonas era el dejar a su madre sola, pues él es hijo único. Sin embargo, el camino religioso también le abrió las puertas a su madre.

“Mi mamá es enfermera, entonces las religiosas (de la familia del Verbo Encarnado) la invitaron a vivir con ellas porque necesitaban a una en el hogar donde cuidan a personas con deficiencias mentales. Mi mamá encontró maravillosa la idea”, aseguró el sacerdote.

Tras trabajar con el grupo religioso como enfermera, la madre de Jonas “descubrió su verdadera de vocación y entró al convento realizando su noviciado”, recuerda el hijo, quien detalló que su madre se inclinó por ser monja contemplativa.

 

 

La formación monástica de la madre del sacerdote comenzó en Brasil y continuó en la región de la Toscana en Italia, donde vive actualmente y lugar al que su hijo la fue alcanzar.

Tras ser ordenado sacerdote en mayo de 2020, Jonas cambió su residencia a Roma, muy cerca de su madre, lo cual él agradece a “por estar tan cerca de mi mamá”.

“… ahora estamos siguiendo a Cristo en el mismo camino, en la misma vocación y con el mismo carisma, lo que es algo bastante especial y para dar gracias a Dios”, mencionó el sacerdote.

error: Este contenido esta protegido !!