Primero le quitan a su esposo y después la vida

 

Gladys Aranza sufrió la pena de ver llevarse a su esposo, cuando tenían horas de casados; ayer fue asesinada por un comando armado.
Con 27 años, contrajo nupcias con Brayan Omar Celaya en diciembre pasado y cuando estaban en la fiesta, el joven de 28 años fue privado de la libertad sin que a la fecha se conozca su paradero.
Desde entonces, Gladys inició incansable búsqueda de su marido, a través de colectivos como Madres y Guerreras Buscadoras hasta la noche del jueves, cuando su cuerpo fue encontrado en el poblado de donde era originaria.
Tras el asesinato, el colectivo Madres Buscadoras de Sonora se pronunció con pesar sobre la muerte de la compañera de rastreos.
“Una gran persona que su único pecado fue amar con toda su alma a su esposo al cual ha buscado incansablemente desde que desapareció”, expresaron las miembros del grupo.
Por qué matarla, cuestionaron, qué delito cometió, no buscaba culpables ni justicia, solo buscaba paz y darle un lugar digno al amor de su vida y padre de su hija.
Diferentes colectivos de búsqueda se han solidarizado con la familia de la rastreadoras asesinada, mientras autoridades inician indagatorias sobre los hechos. Qepd

error: Este contenido esta protegido !!