Detectan por primera vez un fenómeno meteorológico del que depende un continente

Un nuevo fenómeno meteorológico ha sido descrito en el Océano Índico occidental. Apodados “lagos atmosféricos”, se trata de charcos compactos de humedad que llevan agua a la costa de África oriental.

Brian Mapes, un científico atmosférico de la Universidad de Miami que recientemente detectó y describió estas tormentas únicas, presentó sus hallazgos en la reunión de otoño de la American Geophysical Union.

Al igual que las corrientes de aire húmedo y lluvioso conocidas como ríos atmosféricos -famosos por producir grandes cantidades de precipitación- los lagos atmosféricos comienzan como filamentos de vapor de agua en el Indo-Pacífico.

Estos fenómenos se definen por la presencia de vapor de agua lo suficientemente concentrado como para producir lluvia, en lugar de estar formado y definido por un vórtice, como la mayoría de las tormentas en el planeta. A diferencia de los ríos atmosféricos de flujo rápido, los lagos atmosféricos más pequeños se separan de su fuente a medida que avanzan a un ritmo lento hacia la costa.

Los lagos atmosféricos comienzan como corrientes de vapor de agua que fluyen desde el lado occidental del monzón del sur de Asia y se pellizcan para convertirse en sus propios objetos medibles y aislados. Luego flotan a lo largo de las regiones oceánicas y costeras en la línea ecuatorial en áreas donde la velocidad promedio del viento es alrededor de cero..

En un estudio inicial para catalogar tales tormentas, Mapes utilizó cinco años de datos satelitales para detectar 17 lagos atmosféricos que duran más de seis días y dentro de los 10 grados del ecuador, en todas las estaciones. También se encuentran lagos más alejados del ecuador y, a veces, se convierten en ciclones tropicales.

Los lagos atmosféricos duran días seguidos y ocurren varias veces al año. Si todo el vapor de agua de estos lagos se licuara, formaría un charco de solo unos pocos centímetros de profundidad y alrededor de mil kilómetros de ancho. Esta cantidad de agua puede generar una precipitación significativa para las tierras bajas de los países secos del este de África donde viven millones de personas, según Mapes.

“Es un lugar que está seco en promedio, así que cuando estos [lagos atmosféricos] ocurren, seguramente son muy importantes”, dijo Mapes en un comunicado. “Espero aprender más conocimiento local sobre ellos, en esta área con una historia náutica venerable y fascinante donde los marineros observadores acuñaron la palabra monzón para patrones de viento, y seguramente también notaron estas tormentas ocasionales”.

La amenaza del cambio climático
Los patrones climáticos en esta región del mundo han recibido poca atención por parte de los meteorólogos, limitados principalmente a estudios de lluvia y vapor de agua a una escala mensual en lugar de diaria, según Mapes. Él está trabajando para comprender por qué los lagos atmosféricos se separan del patrón similar a un río a partir del cual se forman, y cómo y por qué se mueven hacia el oeste. Esto podría deberse a alguna característica del patrón de viento más grande, o quizás a que los lagos atmosféricos son autopropulsados por los vientos generados durante la producción de lluvia.

Estas son preguntas que deberían responderse antes de que Mapes y otros investigadores puedan comenzar a estudiar cómo el cambio climático podría afectar los sistemas lacustres atmosféricos. Planea estudiar estos eventos más de cerca utilizando datos satelitales y analizará la posibilidad de que estos lagos atmosféricos ocurran en otras partes del mundo.

“Los vientos que llevan estas cosas a tierra son tan tentadoramente, delicadamente cerca de cero [velocidad del viento], que todo podría afectarlos”, dijo Mapes. “Ahí es cuando necesitas saber si se autopropulsan o son impulsados por patrones de viento a una escala mucho mayor que pueden cambiar con el cambio climático”.

Con información de Europa Press.