Margarita Gracheva: “Mi marido me cortó las manos con un hacha”

“Me llevó a un bosque, a un lugar aislado. Y me gritó: ‘¡Pon tus manos sobre el árbol!'”

“Yo lloraba, gritaba y le rogaba que no me hiciera daño”.

“Él me dijo que no mirara y comenzó a cortarme las manos”.

Esta es la historia de la rusa Margarita Gracheva, de 26 años, víctima de la violencia de su esposo.

La Corte Europea de Derechos Humanos le acaba de dar la razón, dictaminando que el gobierno ruso le debe pagar una compensación de US$400.000 por la laxitud de las leyes sobre violencia doméstica del país.

En diciembre de 2017, después de dejar a los niños en la guardería, el ahora exmarido de Margarita, Dmitry Grachev, la llevó a un bosque en las afueras de Moscú.

Allí le hizo torniquetes en sus brazos y le cortó las dos manos con un hacha.

Después de eso, la llevó sangrado al hospital y les dio a los médicos una caja con la mano derecha de su esposa. Luego se entregó a la policía.

Los médicos pudieron recuperar una de las manos de Margarita Gracheva en una operación que demoró 10 horas.

El caso de Margarita puso en relieve los poco severas que son las leyes rusas sobre violencia doméstica, luego de que en 2017 varios delitos fueran eliminados del código penal bajo el gobierno de Vladimir Putin.

Su exmarido fue declarado culpable y condenado a 14 años de prisión.

“Una mujer decente no debe vestirse provocativamente”: el estudio que revela cómo muchas adolescentes de América Latina justifican la violencia de género
Amenazas
Un mes antes de que Margarita fuese atacada con el hacha, su esposo la había amenazado con un cuchillo.

“Él tomó un cuchillo y lo puso en mi garganta. Y repetía: ‘¡Admítelo! ¿Me estás engañando o no?”, le dijo Margarita a la BBC en 2018.

Dmitry Grachev fue condenado a 14 años de prisión.

“Cuando fui a la policía estaba segura que vendrían al día siguiente y harían algo. Pero no fue así”.

“El policía me dijo: ‘Tú y él harán las paces. Esto no es importante’. A principios de diciembre, el caso se cerró. Tres días después, me llevó al bosque y me cortó las manos”, contó.

La peruana que sufrió una brutal agresión de su novio y que es una de las personas más influyentes del mundo, según la revista Time
Leyes
En febrero de 2017, el Congreso ruso eliminó algunas de las leyes del código penal que castigaban el abuso doméstico.

Las primeras agresiones en las que la víctima no es hospitalizada ya no se tratan como delitos penales y se redujeron las penas.

Esta decisión motivó varias protestas de activistas en las calles de Rusia.

Margarita Gracheva con periodistas tras la lectura de la sentencia contra su exesposo.

Margarita Gracheva fue amenazada por su esposo antes de que la atacara, pero la policía no le dio importancia.

Un informe de la organización Human Rights Watch (HRW) adviertió que el cambio en las leyes priva a las mujeres de protección clave.

Desde el gobierno ruso desestimaron el reporte de HRW diciendo que decenas de entrevistas no representan la realidad del país.

En el caso de Margarita, como en el de muchas otras mujeres en Rusia, el abuso físico comenzó cuando su marido empezó a pegarle.

Al principio “pensé que sucedía algo extraño. Se calificó solo como un caso administrativo y no un delito. Le pegas a alguien y solo eres penado con una multa”.

“En mi caso, él fue multado con 10.000 rublos (US$150)”, describió.