“Santa Javelin”: El arma favorita de la resistencia ucraniana

Las imágenes de soldados ucranianos portando lanzamisiles Javelin sobre el hombro le han dado la vuelta al mundo: esta arma antitanque capaz de perforar los blindajes más sofisticados, particularmente útil en un contexto de guerrilla, se ha convertido en el símbolo de la resistencia ucraniana contra la incrusión militar rusa.

Los países occidentales, que quieren apoyar militarmente a Ucrania sin entrar en conflicto directo con Rusia, han multiplicado las entregas de armas al ejército ucraniano desde que comenzó la invasión el 24 de febrero. A eso se suman otros envíos de semanas anteriores a la ofensiva.

Según un alto funcionario estadounidense, los ucranianos han recibido 17 mil armas antitanque desde varios países occidentales.

El martes, un día antes del anuncio del presidente Joe Biden de apoyar con 800 millones de dólares en ayuda adicional para seguridad, un alto funcionario de la Casa Blanca dijo que Estados Unidos había entregado alrededor de 2 mil 600 misiles Javelin a Ucrania durante el año pasado.

Las fuerzas ucranianas también recibieron miles de misiles NLAW británicos, AT4 y Carl-Gustav de fabricación sueca, Panzerfaust alemanes e Instalaza C90 españoles.

Sin embargo, el arma preferida es la estadounidense Javelin (“jabalina” en inglés), a tal punto que un meme que circula en las redes sociales la ha transformado en un ícono religioso en manos de María Magdalena, santa emblemática de la tradición ortodoxa.

 

Convertida en “Santa Javelin”, protectora de Ucrania, la figura religiosa dispara uno de estos misiles en los colores amarillo y azul de la bandera ucraniana.

Así funciona la Javalina
Símbolo del apoyo de Estados Unidos, el aliado más poderoso de Ucrania contra Rusia, el lanzamisiles Javelin es bien ponderado por militares debido a sus características técnicas.

Equipado con dos cargas explosivas, puede perforar los tanques más sofisticados del mundo, particularmente los tanques rusos T-90. La primera carga del Javelin explota al contacto con el tanque y libera la segunda carga, aún más fuerte, que perfora la armadura.

Tiene un alcance de 2 mil 500 metros y se puede utilizar en modo de ataque directo para destruir una pared o, si se apunta hacia arriba, para derribar un elemento que vuela a baja altura, como un helicóptero.

También es más ligero que otros sistemas antitanque que requieren un trípode, por lo que el Javelin se puede llevar al hombro.

El proyectil es expulsado a pocos metros del tirador antes de que se active el sistema de propulsión, lo que permite que el soldado pase más desapercibido y que se pueda usar incluso desde el interior de un edificio.

Es del tipo “dispara y olvida”, que permite asignar el objetivo antes de disparar y luego es totalmente autoguiado. El tirador puede ponerse a resguardo incluso antes de que el misil alcance su objetivo.

Según un soldado estadounidense consultado por la AFP, es muy fácil de usar. “Si has jugado videojuegos, puedes usarlo”, explica.

Además, a diferencia de otras armas de misiles, desechables después de su uso, el Javelin tiene una unidad de control de tiro, equipada con GPS, cámara infrarroja y zoom motorizado que es varias veces reutilizable. En esa unidad se adjunta el tubo que aloja el misil desechable.

La unidad de comando es valiosa porque “aún podemos usarla cuando no tenemos más municiones, para monitorear y observar” al enemigo, señala el soldado estadounidense.

Ensamblada por los fabricantes estadounidenses Raytheon y Lockheed Martin, el lanzamisiles Javelin cuesta 178 mil dólares cada uno, e incluye el sistema de lanzamiento y el misil, según el presupuesto del Pentágono para 2021. Cada misil de reemplazo cuesta cerca de 78 mil dólares.

Ultimas Noticias