Reabren puente internacional Reynosa-Pharr; Texas flexibiliza revisiones con NL tras lograr acuerdo

Luego de más de 48 horas de bloqueo, fue reabierto el puente Reynosa-Pharr y se reanudaron las operaciones, sin embargo, las revisiones impuestas por el gobernador de Texas, Greg Abbot, se mantendrán vigentes, hasta el momento, el único cruce donde se flexibilizan estas medidas exhaustivas de revisión es el puente Colombia Laredo, esto, tras un acuerdo entre los gobernadores de Texas y de Nuevo León.

 

“Como Nuevo León mejoró su seguridad de este lado de la frontera, el Departamento de Seguridad Pública de Texas puede volver a su práctica anterior de registros aleatorios de vehículos que atraviesen el puente desde Nuevo León”, indicó Greg Abbott, gobernador republicano de Texas.

Los gobiernos del estado mexicano Nuevo León y del estado de Texas, Estados Unidos, firmaron este miércoles, 13 de abril, un acuerdo para reforzar la seguridad en la frontera que comparten, lo cual ayudará a agilizar el transporte de mercancías por el Puente Internacional Colombia, hacia Laredo.

En un comunicado, el gobernador de Nuevo León, Samuel García, indicó que el acuerdo, que favorecerá a su estado y a Texas, dará prioridad a la seguridad en el punto de revisión de Colombia para evitar el tráfico ilegal de personas y drogas.

“Este día los dos estados, creo que los dos estados más importantes (de ambos países), están haciendo un memorándum de entendimiento que tenemos que ayudar a los dos lados a tener una frontera con más seguridad”, dijo García.

“Ayer en Nuevo León comenzamos una serie de puntos de revisión en nuestra frontera, para asegurar que el gobernador (Greg) Abbott no tendrá ningún problema con Nuevo León”, agregó García.

En su oportunidad, Abbott celebró el acuerdo y reconoció las acciones de las autoridades de Nuevo León para evitar el tráfico ilegal de personas.

“El gobernador García ha comenzado y continuará reforzando las medidas de seguridad en el lado fronterizo de Nuevo León para prevenir la migración ilegal”, señaló Abbott.

Además, aseguró que el acuerdo permitirá a Texas detener las inspecciones intensificadas para vehículos provenientes del estado de Nuevo León, pero que continuarán en otros puentes fronterizos de los estados mexicanos de Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas.

El republicano, que busca la reelección este año, impuso desde la semana pasada nuevas revisiones estatales al transporte de carga en aras de detener indocumentados, pero en el camino ha detenido el 60 % del tráfico comercial binacional, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de EEUU.

Además ha enfrentado críticas por los impactos económicos derivados de las demoras en los cruces fronterizos, que se estiman en 8 millones de dólares diarios y afectan principalmente a las industrias de ensamblaje, automotriz, de tecnología y perecederos, según el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de México.

Abbott dijo que esperaba reunirse con más funcionarios mexicanos esta semana y que las revisiones exhaustivas al transporte de carga de esos estados seguirán, “a menos que se lleguen a acuerdos similares con los gobiernos de esos estados”.

En respuesta, los gobernadores de los estados mexicanos de Tamaulipas y Coahuila, Francisco García Cabeza de Vaca y Miguel Riquelme Solís, respectivamente, enviaron el martes una carta a Abbott advirtiendo que “las nuevas medidas de inspección están creando estragos y problemas económicos en ambos lados de la frontera”.

“El estado de Texas siempre ha sido un gran vecino de Tamaulipas y Coahuila. Esta región fronteriza única es la puerta de entrada comercial más activa de América del Norte. México es el socio comercial más grande de Estados Unidos y Texas”, señaló la carta.

Los gobernadores mexicanos le pidieron a Abbott reconsiderar las inspecciones.

“Nos preocupan los altos costos de logística, el daño ambiental y los problemas de la cadena de suministro que son subproductos de estas inspecciones y le pedimos que considere brindar un servicio rápido en los puertos como siempre lo ha hecho Texas”, agregó la misiva.

Además, precisaron que “la seguridad comercial entre México y Estados Unidos es seguridad nacional para ambos países, y nos damos cuenta de que hay problemas serios que deben abordarse, y creemos que es importante que todos nos sentemos a la mesa”, señalaron.

SRE manifestó su rechazo a las inspecciones interpuestas por el gobernador de Texas

El pasado 12 de abril, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México manifestó su rechazo a las inspecciones de seguridad impuestas al transporte de carga por el gobernador de Texas, Greg Abbott, lo que ha provocado retrasos en la entrega de mercancías en Estados Unidos y protestas de los transportistas mexicanos.

“La SRE rechaza esta medida estatal que perjudica de manera importante el flujo comercial entre nuestros dos países”, señaló la Cancillería mexicana en un comunicado.

Y dijo que “como consecuencia inevitable de esta disposición, los comerciantes de México y Estados Unidos están perdiendo competitividad e ingresos considerables”.

La medida, anunciada el 6 de abril por Abbott, fue la primera de una serie de acciones para asegurar la frontera sur de Estados Unidos, a raíz de la decisión del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) de poner fin a las expulsiones migratorias bajo el Título 42.

Abbott ordenó a las autoridades la detención e inspección de todos los tractocamiones y autobuses que crucen desde México hacia Estados Unidos, argumentando medidas de control migratorio y seguridad fronteriza para prevenir el trasiego ilegal de migrantes y drogas.

En la nota, la Cancillería recordó que las inspecciones se implementan en cuatro cruces fronterizos con el estado de Texas: Zaragoza-Ysleta, Córdova-De las Américas, Colombia-Laredo y Reynosa-Pharr.

“Se estima que en estos cuatro puertos de entrada únicamente está cruzando una tercera parte del comercio habitual”, añadió la nota.

Señaló que actualmente “se están utilizando puertos aledaños en horarios de atención extendidos para administrar mejor los flujos en conjunto con autoridades federales de ambos países”.

“No obstante, estas medidas podrían llevarse a cabo próximamente en cualquier otro cruce hacia el estado de Texas”, agregó.

La Cancillería mexicana dijo que el Gobierno de México ha entrado en comunicación con el de Estados Unidos y con la oficina del gobernador de Texas “para identificar alternativas que garanticen la seguridad” en la frontera compartida “sin perjudicar al comercio binacional”.

El martes, una veintena de organismos empresariales con presencia en el norte de México denunciaron que las inspecciones están “trastocando” el flujo de mercancías en la frontera y poniendo en riesgo la cadena de suministro, lo que puede ocasionar “pérdidas millonarias”.

En otro comunicado, el Consejo Nacional Agropecuario (CNA) de México consideró “urgente” tomar medidas ante las inspecciones en la frontera México-Texas.

Por la noche de ese martes, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) informó mediante un comunicado que el impacto económico y sobrecostos operativos que está generando las inspecciones “se estiman en hasta 8 millones de dólares diarios, afectando principalmente a la industria maquiladora, automotriz, de tecnología y perecederos, entre otras”.

Este lunes, transportistas mexicanos bloquearon en señal de protesta el Puente Internacional de Pharr, que conecta con la ciudad mexicana de Reynosa, luego de que algunos de ellos llevaran 16 horas varados.

Según estimaciones, tan solo el Puente Pharr despachaba hasta 3,000 camiones por día, para un aproximado de 18.000 unidades por semana y actualmente se despachan entre 500 y 700 camiones por jornada.

Con información de FOROtv y EFE

Ultimas Noticias