“Empieza a llorar”: Taxista revela la conversación que tuvo con Debanhi Escobar

Después de que las amigas de Debanhi Escobar dieran detalles de lo sucedido la noche en que acudieron de fiesta, ahora fue Juan David Cuéllar, el taxista involucrado en el caso, quien dio una entrevista en exclusiva a N+ Monterrey para hablar de lo que pasó esa noche

En la entrevista, Cuéllar asegura que el primer contacto que tuvo con Debanhi y sus amigas fue cuando tomó el viaje que ellas solicitaron a través de la aplicación DiDi para llevarlas a un destino ubicado en San Nicolás de los Garza, lugar donde nadie las recibió, por lo que posteriormente las jóvenes redirigieron el viaje “a las quintas de la PGR”.

“En el recorrido me dice unas de las amigas que si le puedo proporcionar el número de mi celular y le digo que sí. Dicen que ellas me hablan cuando se acabe la fiesta para pasar por las tres”, aseguró el conductor.

Durante el trayecto, Debanhi se fue en el asiento de adelante y las amigas, Sarahí e Ivonne, en la parte de atrás; y Cuéllar aseguró que, en cierto momento, Escobar se quedó dormida y se despertó cuando llegaron a su destino. Ahí las jóvenes se acercaron a un grupo de chavos, con lo que aparentemente hicieron plan al ver que la fiesta en el lugar se había terminado, y posteriormente Debanhi le pagó el viaje en efectivo, cantidad que completó con ayuda de sus amigas.

Descubre más webstories en N+

Juan David asegura que, tras llegar al destino y pagarle el viaje, le pidieron que las llevara a otra quinta ubicada a unos pocos metros, a lo cual él accede.

Cuéllar recordó que la noche del viernes 8 de abril y madrugada del 9 de abril había ley seca (por la Revocación de Mandato), por lo que era poco el trabajo, situación que le hizo aceptar recoger a las jóvenes más tarde.

El conductor aseguró en la entrevista con N+ Monterrey que, cerca de las 4 de la mañana regresó por Debanhi y sus amigas, por petición de ellas.

Tras llegar al sitio, videos recientemente publicados muestran que únicamente Debanhi se subió al auto de Cuéllar en la parte trasera, mientras sus amigas se acercaron al conductor para decirle que monitorearían por GPS el viaje, pero no le especifican por qué solo se iría Escobar.

Al momento de subirse al carro, David recuerda que Debanhi le dijo: “Dale, dale, ya dale. Ya arranca, ya arranca. Ella ya quería irse”, así que se retiró con ella, en la parte de atrás del carro.

Tras arrancar del lugar donde recogió a Debanhi, el conductor recuerda que la joven le dijo que se parara junto a una camioneta blanca estacionada en la calle y ubicada a unos 20-30 metros adelante de donde inició el viaje . “Empieza a llorar”, aseguró Juan David.

“Me dice que si le puedo prestar el cable del celular, y al momento en que se lo voy a pasar, ella se brinca a la parte de adelante. Espero que se acomode y se lo paso (el cable)”, especificó el conductor sobre lo que ocurrió en ese momento que Debanhi le pidió que se detuviera.

Mientras estaba detenido el carro de Cuéllar, las amigas de Debanhi pasaron en otro auto. “Ella las ve que pasan y ahí es cuando ella empieza a decir que yo la traía en la fiesta, le digo: ‘no amiga, yo no te traía en la fiesta, yo estaba trabajando”, aseguró el David.

Pese a decirle que él no estaba con ella en la fiesta, el conductor aseguró que Debanhi insistió en ello e incluso le dijo: “Mis papás son abogados y yo les voy a decir que tú me traías en la fiesta”. En ese momento, el conductor refiere que se dio cuenta de que “la situación se está complicado, que es muy raro”.

“Ella voltea enojada, como si yo le hubiera hecho algo en la fiesta. Porque ella mencionaba mucho que yo andaba con ella en la fiesta. Yo creo que se confundió”, dijo el hombre.

Posteriormente, David asegura que Debanhi le pidió que la dejara en otra quinta cercana, en esa misma cuadra, a lo que él accede y le dice que ahí se puede bajar, pues había gente; sin embargo, la joven le pide que la deje más adelante, pero él se negó. “Le digo: ‘no, ahí no amiga, porque es monte y es muy peligroso. No te puedo dejar ahí’”, hasta que Debanhi accede a que la lleven a su casa.

El conductor dice que le mostró una dirección a Debanhi, para saber si era la de su casa, misma que instantes antes sus amigas ya le habían hecho llegar, a lo que la joven asintió con la cabeza.

Tras la aceptación de Debanhi de que la llevaran a su casa, el conductor dice que tomó camino hacia la carretera Monterrey – Nuevo Laredo, pero la joven le pidió que se volviera a detener.

“Yo volteo a verla y pienso que va a vomitar. Me paré, ella quita el seguro y ella se baja. Se baja sobre la lateral de la carretera (…) yo me quedé ahí un minuto, después veo que se brinca al camellón. Yo seguí estacionado alrededor de tres minutos, para ver si ella se arrepiente, pero al no ver reacción de ella yo me retiro“, dijo David.

Sobre en qué momento le tomó la icónica foto del caso de Debanhi, el conductor señala que fue en ese lapso de 3 minutos en los que espero para ver si Debanhi se arrepentía.

“En esos 3 minutos yo le comunico a un amigo que me está pasando esta situación y a las amigas de que vinieran por ellas”, dijo sobre las dos fotos que tomó en el momento, una sobre la lateral de la carretera y la otra en el camellón.

Respecto al porqué le mandó una foto a su amigo, el conductor mencionó que lo hizo porque era una situación extraña e incluso le mandó un audio, mismo en el que Debanhi decía que su papá merecía saber la verdad.

Entre otros detalles que David Cuéllar relató sobre lo que decía Debanhi cuando estuvo con él, aseguró:

“Ella hablaba de que sus papás eran abogados. Hablaba mucho de 30 mil pesos. Realmente no decía más. Confundía la conversación, entonces realmente yo no le entendía”, dijo Cuéllar.

Sobre el presunto tocamiento que realizó sobre Debanhi, el conductor aseguró que esto no fue así y que siempre buscó ayudarla, además de que está tranquilo.

“Me siento tranquilo porque no hay nada que yo pueda deberla a alguien o de que me puedan acusar, porque yo no hice nada”, aseguró.

Ultimas Noticias