Maestros de comunidades mayas habilitan aula móvil en un ‘moto taxi’

Con una gran vocación, la docente yucateca construyó un salón de clases móvil en un mototaxi, para los niños de comisarías mayas del municipio de Ticul al sur del estado de Yucatán puedan estudiar

 

 

La maestra yucateca Yahaira Ek lleva la educación a distancia hasta la puerta de los hogares de niños yucatecos que no tienen acceso a internet y televisión.

 

Con una gran vocación, la docente yucateca construyó un salón de clases móvil en un mototaxi, para los niños de comisarías mayas del municipio de Ticul al sur del estado de Yucatán puedan estudiar.

 

Con el regreso a clases, son cientos de familias que no cuentan con los recursos necesarios para tomar las clases a distancia, por lo que tomó la iniciativa de este proyecto.

 

“Yo estoy creando una especie de salón móvil en Ticul, voy a estar visitando a la quincena a mis alumnos, llevándoles esos cuadernillos para que puedan trabajar y yo voy a dar a la tarea, para que ellos tengan el acompañamiento que necesitan sin tener un teléfono en la casa sin tener una televisión; yo como maestra sacar un tiempo y poder apoyarlos de esta manera”, contó al Excélsior la maestra de primaria, Yahaira Ek Sosa.

 

En el mototaxi, instaló un pizarrón, cortinas y lo decoró como un salón, para que los niños se sientan motivados a no dejar de un lado los estudios en tiempos de cuarentena.

 

Su manera de trabajar será quincenal y acudirá hasta las puertas de los domicilios de los niños y apoyada con una bocina les explicará los temas y las tareas que le dejará.

 

“Voy a tratar de que sea un poco divertido esto y que sea algo diferente para ellos; que se sientan motivados que cuando llegue la quincena van a volver a ver a la maestra, en una especie de salón móvil en un mototaxi que es un medio de transporte que más utilizamos en Ticul, pues verlo decorado de esta forma va a ser algo motivante para ellos”.

 

También puedes leer: El primer día de inicio de clases fue agobiante

 

La maestra Yahaira también construyó en el balcón de su casa un pequeño salón de clases para sus hijos. Apoyada de materiales reciclables, lo acondicionó para tener un espacio único y que sus hijos puedan sentirse cómodos durante las clases:

 

“Empecé a imaginarme como será ese salón en donde tengo que trabajar, pero además tienen que estar mis hijos, que se sientan en la escuela”. Comentó la maestra Yahaira.

 

La maestra y su equipo de trabajo forman parte del proyecto “Somos el cambio”, buscan fomentar buenas prácticas educativas.

 

Con información de Excelsior

error: Este contenido esta protegido !!