EL MOLCAJETE

Resulta que a doña Sarita Valle se le ocurrió ir personalmente al Instituto Nacional de Antropología e Historia, con sede en Hermosillo, a reclamar un cañón, que dijo es de los guaymenses, y fracasó, pero mientras, se le hace bolas el engrudo con señalamientos de corrupción, falta de alumbrado, basura por donde quiera y eso, le reclama el pueblo.

 

Que bueno que se preocupa por el cañón, que efectivamente fue hallado en Guaymas y le corresponde a su pueblo tenerlo, pero al dejarse ir como el Borras, lo único que consiguió es perder tiempo y quedar en ridículo.

 

La alcaldesa acudió ‘sin agua va’ y estando en el INAH se dio cuenta que estaba cerrado, como medida de protección ante el coronavirus, lo cual exhibió en un video y no le quedó otra más que decir que haría llamadas telefónica.

 

Ese tipo de arrebatos, para hacer como que hace, es decir para que los guaymenses piensen que se trabaja, es lo que tiene a Guaymas en el atraso.

 

Siendo alcaldesa por segunda ocasión y a solo diez meses de terminar la desastrosa administración, doña Sarita intenta dar un golpe mediático hablando del rescate del cañón, pero mientras eso sucede hay señalamientos de corrupción.

 

En serio, esperamos que el cañón vuelva, pero también esperamos que doña Sarita se aplique en cosas urgentes para los guaymenses, que le reclaman falta de trabajo.

 

Así como el cañón, los guaymenses deben tener seguridad, recolección de basura efectiva, alumbrado público, de lo cual se carece, además de obras sin tranzas, y ahí sí, la alcaldesa ni sus luces.

 

Ya faltan solo diez meses para que acabe la administración de la 4T y no se ve por donde mejore la situación.

 

Diez meses y el pueblo suspira para que ese tiempo se acabe.

 

error: Este contenido esta protegido !!