Tortuga Laúd desova en playas de Los Cabos más de 110 huevos

Una tortuga Laúd de media tonelada llegó a las playas de Los Cabos para desovar. De acuerdo con la Red para la Protección de la Tortuga Marina del municipio, colocó más de 110 huevos durante su estancia.

Graciela Tiburcio Pintos, responsable técnico de la Red, informó que este animal arribó a la zona hotelera durante la madrugada del 29 de diciembre y allí fue vista por personal de un hotel que informó a las autoridades sobre su presencia.

De acuerdo con sus propias declaraciones, la madre fue protegida en todo momento por elementos de seguridad que la custodiaron a ella y a sus huevos.

“Me presenté en el lugar para atender el desove, ya que los huevos de esta especie requieren incubación especial. Al llegar, quedé gratamente sorprendida pues elementos de seguridad estaban custodiando el área para impedir que se le molestara a la tortuga y listos para proteger la nidada”, narró la especialista.

Al finalizar el desove se contaron poco más de 110 huevos que fueron trasladados a la cámara de incubación de uno de los hoteles de la zona para permitir que recibieran el tratamiento especial que requieren y para evitar que depredadores o trabajadores del mercado negro los roben.

Por su parte, Tiburcio especificó que la Red para la Protección de la Tortuga Marina cuenta con altos estándares nacionales e internacionales de trabajo que hacen posible la lucha por la preservación de la especie.

La tortuga Laúd
Esta especie es una de las más grandes e impresionantes en su tipo. Puede llegar a medir hasta 2.5 metros de largo y pesar media tonelada o un poco más. Tal como lo mencionó Graciela Tiburcio, es “un animal majestuoso que está en peligro crítico de extinción” debido al comercio ilegal y al tráfico de sus crías.

La angustiante realidad de esta especie

La tortuga Laúd, al igual que miles de especies marinas en el planeta, podría no sobrevivir al paso de las próximas décadas si es que su hábitat sigue siendo invadido y su vida puesta en riesgo por la presencia de cazadores furtivos.

Al igual que sucede con la tortuga golfina o la tortuga caguama, su carne, caparazón y huevos son considerados afrodisiacos y productos exóticos que alimentan falsos mitos con supuestos beneficios para el consumo humano.

Con este contexto resulta poco frecuente que se registren casos de éxito en el desove como el que sucedió en Los Cabos.

Pese a llevar varios años en las listas de especies protegidas y en peligro de extinción, aún hay quienes solicitan los productos derivados de su cuerpo, por lo que ahora más que nunca sigue siendo necesaria una política para garantizar su bienestar en el porvenir.

error: Este contenido esta protegido !!