En 10 años el COVID-19 podría ser igual que una gripa: estudio

El 2021 podría ser catalogado como un año de relativa esperanza para la humanidad, en relación al COVID-19, debido a la aplicación de vacunas. Sin embargo, la alerta se debe mantener de forma constante en varias partes del mundo, lo cual podría cambiar en los próximos 10 al punto de que el coronavirus podría ser considerado tan peligroso como un resfriado común.

De acuerdo al estudio Immunological characteristics govern the transition of COVID-19 to endemicity, publicado en la revista Science, se establece que cuando cuando la mayoría de las personas esté vacunada, el SARS-CoV-2 irá cediendo terreno, lo cual produciría que los adultos tengan una infección asintomática, mientras que los niños sufrirán apenas lo que hoy en día provoca un catarro.

“Nuestro modelo sugiere que esta transformación tardará entre uno y 10 años”, mencionó Jennie Lavine, investigadora de la Universidad Emory y una de las autoras de la publicación.

Si bien el plazo entre uno y 10 años es muy amplio, esto se debe a que aún falta conocer la velocidad a la que se propagará el virus, el tiempo de vacunación y cuánto tiempo es inmune al COVID-19 grave una persona que se contagió o que recibió la vacuna.

“Lo ideal es que la capacidad de bloquear la enfermedad sea duradera, pero que la transmisión sea más corta”, ahondó Lavine.

Debido a sus los resultados, los autores del estudio señalan que estos “refuerzan la importancia de la contención del comportamiento durante el lanzamiento de la vacuna pandémica, al tiempo que nos impulsan a evaluar escenarios para continuar la vacunación en la fase endémica”.

Por su parte, Mark Lipsitch, señala que durante la siguiente década “este virus se vuelva endémico y produzca solo picos en invierno” y que el impacto en la salud pública también disminuirá de forma importante cuando “la inmunidad ante el coronavirus grave sea duradera (como lo establece el estudio) y que sea reforzada a través de reinfecciones leves” o bien que exista una cobertura de la vacuna en personas de riesgo para reducir la mortalidad.

En lo que coinciden varios investigadores es que el COVID-19 no será totalmente erradicado y esto se debe a que podrá encontrar albergue en personas o animales.

“Aún es imposible saber el destino final de este coronavirus, pero es razonable sugerir que se unirá a los cuatro endémicos que nos causan resfriados todos los años”, asegura Miguel Hernán, epidemiólogo de Harvard.

error: Este contenido esta protegido !!