Viviendas resultan afectadas tras detonación de bomba de la Segunda Guerra Mundial en el Reino Unido

Una bomba perteneciente a la Segunda Guerra Mundial, detonó en la ciudad de Extera, al sur de Londres, a manos de miembros de la Royal Navy inglesa. La explosión provocó daños estructurales en varias propiedades, así como, un cráter.

Los encargados de la detonación, informaron que el explosivo era de origen alemán del tipo Hermann con un peso de mil kilogramos, así como, que fue lanzado en Reino Unido sobre objetivos civiles en el año 1942 por la fuerza aérea nazi.

El explosivo fue descubierto durante los trabajos de excavación en una obra de construcción de un terrero privado al oeste del campus de la Universidad de Exeter, el viernes pasado, informó el diario inglés, The Guardian.

Inicialmente, el equipo de desactivación de bombas de la Royal Navy, estableció un perímetro de 100 metros alrededor de artefacto, sin embargo, tras determinar el calibre del explosivo, se decidió ampliar el cordón a unos 400 metros.

Dadas las circunstancias, residentes de unas 2 mil 600 propiedades cercanas al perímetro, fueron evacuados.

Con el fin de mitigar el impacto de la explosión, miembros de la Royal Navy, así como, personal del ejército del Royal Logistic Corps, construyeron muros alrededor de la excavación y transportaron alrededor de 400 toneladas de arena.

La detonación controlada del explosivo nazi, ocurrió el sábado 27 de febrero y se escuchó a varios kilómetros de distancia.

Un vocero de la policía, informó que dada la detonación, se produjeron daños estructurales en algunos edificios, “principalmente dentro del cordón de 100 metros”. Asimismo, dijo que “se están haciendo todos los esfuerzos para asegurar que las evaluaciones estructurales se lleven a cabo lo antes posible y que los residentes puedan regresar a casa”.

La policía trabaja con el consejo del condado de Devon, el ayuntamiento de Exeter y empresas de servicios públicos con la finalidad de que los residentes puedan volver a casa lo antes posible.

Por otra parte, autoridades informaron que no existe preocupación sobre el impacto de la explosión en la salud pública de los vecinos que volverán a sus casas.

La Universidad de Exeter, pidió a estudiantes que no regresen a sus residencias, con el fin de que se realicen evaluaciones de seguridad, esto tras el desalojo de mil 400 estudiantes universitarios.

error: Este contenido esta protegido !!