“SEMBRANDO VIDA” PUDO HABER DEFORESTADO CASI LO EQUIVALENTE A NUEVA YORK

¿Recuerdan el programa Sembrando Vida implementado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador? El objetivo era pagar a los agricultores para plantar árboles frutales y maderables con el objetivo de crear una industria en áreas rurales y comunidades históricamente marginadas.

El asunto es que tal parece que trajo más desventajas y daños ambientales que beneficios.

El principal problema de este programa, aunque no el único, es que ahora muchos agricultores están arrasando con hectáreas de jungla para tener más tierra donde sembrar y que sigan recibiendo el apoyo gubernamental.

En este sentido, el profesor de ecología y conservación de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, Sergio López Mendoza, explicó a Bloomberg que en muchos casos la gente prefirió deforestar sus hectáreas de selva, usar la madera para sus casas o para venderla y así poder aplicar al programa.

En el programa anterior se pagaba para que las comunidades protegieran y protegieran la selva y los ecosistemas del área, pero Sembrando Vida paga por sembrar especies que, en algunos casos, son invasoras.

De acuerdo con el World Resources Institute, el programa pudo haber causado la pérdida de casi 73 mil hectáreas de cobertura forestal en 2019, el primer año completo. Esta área es caso del mismo tamaño de la ciudad de Nueva York.

Pero esta investigación no es la única que habla de los problemas del programa…

LA DEFORESTACIÓN
La organización civil Calixaxan ha señalado que campesinos de Puebla y Veracruz han deforestado sus parcelas con el objetivo de recibir recursos del programa Sembrando Vida.

De acuerdo con Sergio Rivera, coordinador de Calixaxan, el problema de deforestación se ha localizado en las comunidades de la sierra del Totonacapan, donde los dueños de las parcelas se han dado a la tarea de destruir sistemas agroforestales para el cultivo de café o plantíos de cedros rojos.

Vale mencionar que este programa ofrece recursos de cinco mil pesos mensuales para una parcela de 2.5 hectáreas y sembrar árboles frutales y maderables.

LAS “COOPERACHAS” OBLIGATORIAS
Agricultores que forman parte del programa denunciaron que en cuanto les cae el apoyo (5 mil pesos al mes) los técnicos les piden una cooperación de 100 o 200 pesos para no sacarlos del programa ¿para qué? sabrá el creador.

Además, debido a que los materiales no están llegando en tiempo y forma, les avisaron que los beneficiarios tendrían que comprar las plantas y las semillas con su dinero.

Todo eso los deja con 2 mil 700 o 2 mil 800 pesos para sobrevivir durante un mes. Esto empeora porque los técnicos no dejan a las personas trabajar en otra cosa: deben dedicar el 100% de tiempo y esfuerzo a la siembra y cuidado de hectáreas.

 

error: Este contenido esta protegido !!