Candidato ultraconservador peruano pide destituir al presidente Sagasti

El candidato presidencial ultraconservador peruano, Rafael López Aliaga, insistió este lunes 8 de marzo, en su polémica propuesta de que el Congreso destituya al mandatario transitorio, Francisco Sagasti, por su supuesto mal manejo de la vacunación contra el COVID-19.

“Tenemos un presidente que no es presidente”, declaró el empresario apodado el Bolsonaro peruano, al repetir una idea lanzada pese a tomar distancia del mandatario brasileño.

“Somos el único país del mundo que no tiene varios proveedores de vacuna“, agregó, aunque el gobierno cerró distintos acuerdos.

La vacunación en el país fue el centro de un escándalo llamado “Vacunagate“, tras la inmunización irregular de 470 personas, entre ellas el expresidente, Martín Vizcarra.

Una nueva polémica surgió el sábado pasado, tras la difusión por televisión de un reporte sobre un ensayo clínico de la vacuna china de Sinopharm en Perú, que afirmaba que solo inmuniza a un tercio de los que la reciben.

Aunque el gobierno desmintió el informe y otros cinco candidatos rechazaron la propuesta de López Aliaga, la controversia sigue.

Sagasti asumió el poder en noviembre, en medio de una crisis política en la que se sucedieron tres presidentes en cinco días; su mandato culmina el 28 de julio.

López Aliaga, de 60 años, es uno de los 18 candidatos a la presidencia en los comicios del 11 de abril. Según el último sondeo de Ipsos, ninguno cosecha por ahora más del 11% de la intención de voto.

Aunque algunos seguidores lo compararon con el mandatario brasileño, el candidato marcó diferencias con Jair Bolsonaro en una videoconferencia con corresponsales extranjeros.

“Bosonaro nunca ha sido empresario, nunca ha enfrentado problemas reales. Es una persona muy agresiva, intolerante”, dijo.

López Aliaga se declara célibe, es un laico del Opus Dei que va diariamente a misa y rechaza la legalización del aborto, incluso de niñas violadas.

Dijo que ingresó a la contienda electoral “por la patria y por Dios”, pero negó ser un Mesías.

Si llega al poder, echará del país a la brasileña Odebrecht, aseguró el empresario cuyo grupo incluye trenes entre Cusco y la ciudadela inca de Machu Picchu, con lo que emplea en forma directa a 10 mil personas, según detalló.

Esa constructora fue acusada de financiar ilegalmente a varios candidatos en anteriores campañas y salpicó en un escándalo a cuatro expresidentes peruanos.

Con información de AFP

 

error: Este contenido esta protegido !!