“Brasil, una amenaza para la humanidad”: dice epidemiólogo tras récord de muertes por COVID-19

El miércoles 10 de marzo, Brasil registró un récord de 2 mil 286 muertes por COVID-19 en las últimas 24 horas, según un reporte del miércoles del Ministerio de Salud. El país también informó que se registraron 79 mil 876 nuevos casos de coronavirus en el mismo tiempo, provocando más de 11.2 millones de contagios totales desde que comenzó la pandemia, según el recuento oficial.

El total de decesos es de 270 mil 656, colocando a Brasil en el segundo mayor a nivel mundial solo por detrás de Estados Unidos. El récord anterior de muertos en 24 horas databa de un día previo, el 9 de marzo, con mil 972 decesos.

Brasil, de 212 millones de habitantes, vive una situación dramática. De acuerdo con un boletín de la Fundación Fiocruz divulgado este martes 9 de marzo, 25 de las 27 capitales de estados brasileños tienen más de 80% de ocupación de sus plazas en las unidades de cuidados intensivos.

“Frente a la situación extremadamente crítica de las tasas de ocupación de camas de cuidados intensivos (…), los investigadores refuerzan la necesidad de ampliar y fortalecer medidas de distanciamiento físico, uso de máscaras y lavado de manos”, apuntó Fiocruz.

Unos consejos difíciles de generalizar en un país donde el propio presidente, Jair Bolsonaro, desdeña el uso de máscaras y se opone a las medidas de aislamiento social que algunos estados tratan de aplicar, debido a su impacto económico.

“La lucha contra el COVID-19 se perdió en 2020 y no hay la menor chance de revertir ese trágico escenario en el primer semestre de 2021. Lo máximo que podemos hacer es esperar el milagro de la vacunación de masa o un cambio radical en la gestión de la pandemia. Hoy Brasil es una amenaza para la humanidad y un laboratorio a cielo abierto, donde la impunidad en la gestión parece ser la regla”, afirmó a la AFP Jesem Orellana, epidemiólogo de Fiocruz/Amazonia..

La semana pasada, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, urgió al país a adoptar medidas “agresivas” contra la pandemia.

“Si Brasil no se lo toma en serio, afectará a todos los vecinos y más allá, así que esto no solo trata de Brasil, creo que atañe a toda América Latina”, señaló.

La vacunación, por su lado, avanza lentamente. Hasta el 9 de marzo, Brasil había aplicado la primera dosis de la vacuna a 8.6 millones de personas (4.1% de la población), en tanto que 2.9 millones recibieron la segunda.

Las vacunas usadas son la CoronaVac del laboratorio chino Sinovac y la sueco-británica de Astrazeneca/Oxford. El gobierno afirma estar en negociaciones con otros laboratorios.

error: Este contenido esta protegido !!