MIAMI BEACH IMPONE TOQUE DE QUEDA POR LLEGADA MASIVA DE VACACIONISTAS

La temporada vacacional ya comienza a llegar a varias partes del mundo y Miami Beach lo sabe. La conocida ciudad de Florida ha tenido que tomar medidas drásticas y declarar un toque de queda ante la llegada masiva de miles de turistas que, sin importar que la pandemia de COVID-19 sigue activa, vacacionan en sus playas.

A través de un comunicado de prensa emitido el pasado 20 de marzo, el administrador interino de la ciudad, Raúl J Aguila, declaró estado de emergencia en Miami Beach. De acuerdo con el escrito la decisión se tomó para proteger a residentes y visitantes ante la llegada de grandes multitudes de springbreakers (vacacionistas).

 

Las autoridades de Miami Beach decretaron un toque de queda de 3 días

En dicho comunicado, avalado por el alcalde de la ciudad, se indica que el toque de queda estará vigente durante 72 horas. Los turistas deberán abandonar las calles de Miami Beach en ese periodo de tiempo y los restaurantes de la entidad –sobre todo en la zona turística de South Beach– tendrán que cerrar sus puertas en punto de las 8 de la noche.

También, los tres puentes que conectan a Miami Beach con Miami estarán cerrados al tráfico a partir de las 8 de la noche. Después de ese horario sólo se le permitirá el paso a los residentes, trabajadores y huéspedes de los hoteles dentro de la conocida isla, donde además se deberán respetar las normas ante la pandemia de COVID-19.

La situación con los turistas se ha vuelto incontrolable

Las últimas dos semanas han sido un caos para las autoridades de Miami Beach. Si bien la ciudad está acostumbrada a recibir a miles de turistas cada año, este 2021 ha visto multitudes de vacacionistas nunca antes vistas en su historia. Algo que parece ser resultado de la pandemia de COVID-19 que aún mantiene muchos lugares cerrados.

Si eso no fuera suficiente en los últimos días la policía de Miami Beach ha registrado varios percances realizados por turistas que, o se pelean en los lugares públicos o hacen cualquier cosa –como arrojar sillas y mesas o causar otra clase de destrozos– con tal de irse de los establecimientos sin pagar la cuenta correspondiente.

 

error: Este contenido esta protegido !!