Acusan a Policía Montada de Canadá de discriminar a la madre de un indígena asesinado

Un informe dado a conocer revela que la Policía Montada de Canadá discriminó racialmente a una mujer indígena y cometió varias irregularidades como eliminar las comunicaciones entre agentes la noche de la muerte de su hijo, Colten Boushie.

Boushie murió en 2016 en una zona rural del oeste de Canadá a consecuencia de los disparos de un granjero. Su muerte provocó protestas y acusaciones de racismo contra la población indígena canadiense.

El año pasado, en medio de oleada de protestas que sacudió Norteamérica tras el asesinato de George Floyd, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, reconoció que la Policía Montada de Canadá, así como otras fuerzas policiales del país, tenía un problema de “racismo sistémico”, aunque añadió que “en muchos casos no es deliberado”.

Este lunes, el informe de la Comisión Civil de Revisión y Quejas (CRCC por sus siglas en inglés), un cuerpo independiente que investiga acusaciones contra la Policía Montada, señaló que la fuerza policial discriminó por motivos raciales a Debbie Baptiste, la madre de Boushie, la misma noche en que el joven murió.

En agosto de 2016, Boushie, de 22 años, junto con otros cuatro amigos indígenas, se acercó a la propiedad de Gerald Stanley, un granjero de 56 años, en la provincia de Saskatchewan.

Los jóvenes declararon que acudieron a Stanley para pedir ayuda porque una de las ruedas del vehículo en el que viajaban había pinchado pero el granjero acusó a Boushie y sus amigos de haber intentado robar equipamiento de su granja.

Murió tras disparo accidental, según implicado
Según Stanley, Boushie murió cuando el arma que portaba se le disparó accidentalmente, destrozando la cabeza del joven. En 2018, un jurado compuesto exclusivamente por blancos, absolvió a Stanley, lo que provocó la indignación de la población indígena de Canadá que señalaron el veredicto como prueba de la discriminación que sufren.

El informe de CRCC señala que siete agentes de la Policía Montada acudieron a la casa de Baptiste para informarle de la muerte de su hijo. Pero, según CRCC y la descripción dada por la abogada de Baptiste, los agentes discriminaron a la mujer.

Entraron en su casa y la registraron ilegalmente los policías
“La Policía rodeó su caravana. Entraron en su casa sin orden judicial y la registraron ilegalmente. Cuando le dijeron que su hijo estaba muerto y se derrumbó en el suelo, tuvieron la osadía de oler su aliento. La dijeron que se compusiese e incluso comprobaron que en el microondas estaba la cena de su hijo, para verificar que estaba diciendo la verdad”, explicó la abogado Eleanore Sunchild durante una rueda de prensa.

“Si esto no es discriminación y racismo, no sé lo que es”, añadió la abogada.

CRCC dijo que “las acciones de los agentes hacia Baptiste con respecto a su sobriedad y credibilidad” fueron discriminatorias.

La comisión también criticó que los comunicados de prensa emitidos por la Policía Montada tras la muerte de Boushie presentaron al joven indígena de forma negativa y alimentaron los ataques contra sus hermanos.

Tras recibir el informe de la comisión, la directora de la Policía Montada, Brenda Lucki, se mostró de acuerdo con las conclusiones que señalan que sus agentes discriminaron racialmente a Baptiste.

Con información de EFE

error: Este contenido esta protegido !!