Reino Unido multará con casi 6 mil euros a quien salga del país de vacaciones

Los residentes en el Reino Unido que se vayan de vacaciones al extranjero se enfrentarán a partir de la próxima semana a multas de 5.000 libras (5.789 euros), según la nueva legislación que prepara el Gobierno británico y que será votada en el Parlamento.

Así lo indicó el ministro británico de Sanidad, Matt Hancock, ante la posibilidad de que una nueva ola de contagios por coronavirus (COVID-19) llegue desde Europa a este país, que registró el lunes su cifra más baja de muertes diarias, 17, por el virus desde el pasado septiembre.

La nueva ley, que endurecerá las restricciones para contener la propagación de COVID-19, impone multas cuantiosas para quienes no tengan una razón de fuerza mayor para salir del país, algo que de hecho no está permitido desde enero, y, de ser aprobadas, entrarán en vigor el próximo lunes.

Pese a que el Reino Unido mantiene relativamente bajos los números de contagios y muertos diarios por el virus gracias a su programa de vacunación, los positivos están aumentando en otros países de Europa, lo que ha puesto en alerta a las autoridades británicas.

En un principio, la hoja de ruta detallada por el Ejecutivo de Boris Johnson para proceder con la desescalada contemplaba permitir los viajes no esenciales a partir del 17 de mayo, como muy pronto.

Sin embargo, según un borrador de ley que recogen medios locales, salir del país sin una “excusa razonable”, como por motivo de trabajo o de educación, será ilegal hasta el 30 de junio.

Las personas que viajen desde Inglaterra a otra parte del Reino Unido con el objetivo de abandonar el país o se dirijan a un aeropuerto con ese objeto también serán multadas.

En declaraciones al canal “Sky News”, Hancock señaló que el grupo de trabajo gubernamental sobre viajes revisará las disposiciones relativas a los desplazamientos al extranjero e informará de ello el próximo 12 de abril.

Apuntó que el plan del Gobierno para la desescalada “detalla que la fecha más temprana por la que se permitirán los viajes internacionales sin uno de los motivos claros que se necesitan ahora es el 17 de mayo”.

“Eso no ha cambiado”, puntualizó, aunque todavía es “demasiado pronto” para saber cuál será la decisión final sobre las vacaciones en el extranjero a causa del repunte detectado en las infecciones por toda Europa.

“La razón es que estamos viendo cómo aumenta esta tercera ola en algunas partes de Europa y estamos viendo nuevas variantes”, explicó Hancock.

Con información de EFE

error: Este contenido esta protegido !!