Por qué Islandia regresa al confinamiento si ya tenía la pandemia bajo control

El gobierno de Islandia anunció este miércoles un regreso parcial al confinamiento, ordenando el cierre de escuelas y universidades, así como la suspensión de ciertas actividades económicas y sociales debido a un repunte de casos positivos y a la preocupante expansión de las variantes más contagiosas del coronavirus.

Los bares, gimnasios, piscinas, teatros, clubes nocturnos y cines cerrarán después de haber abierto de nuevo a principios de febrero, aunque no los restaurantes, que podrán seguir funcionando hasta las 22 horas.

El número máximo de personas permitido en reuniones públicas se reducirá de 50 a 10, según el paquete de medidas que entrará en vigor a la medianoche y estará vigente tres semanas, muy similar al implantado a finales de octubre para contener la segunda ola.

“Nuestra estrategia de test y rastreo de contactos nos ha dado éxito hasta ahora. En los últimos tres meses hemos tenido más libertad que otros países en Europa, pero ahora hay señales rojas contra las que tenemos que reaccionar”, dijo en rueda de prensa la primera ministra, Katrín Jakobsdóttir.

Islandia era hasta hace una semana el único país que aparecía en verde en el mapa semanal de contagio divulgado por el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC), pero ha vuelto a registrar en los últimos días un aumento de casos, varios vinculados a un brote en una escuela de Reikiavik.

Este país insular situado en el Atlántico Norte y con unos 340 mil habitantes registró en el primer año de la pandemia 6,144 casos y 29 muertes, con una tasa de mortalidad de 8.20, la más baja en Europa. La isla no ha registrado ninguna muerte por covid desde el 29 de diciembre de 2020.

 

Islandia autoriza reanudación de vacuna AstraZeneca

Durante la comparecencia, las autoridades islandesas anunciaron también que reanudarán el uso de la vacuna de AstraZeneca contra la COVID-19, suspendida hace dos semanas, y que empezará a usarse con personas mayores de 70 años.

La mayoría de países europeos ha reanudado la vacunación del reactivo de AstraZeneca después de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) asegurara la semana pasada que no hay evidencias de relación directa con los casos de trombosis detectados, aunque tampoco lo ha descartado del todo.

Dinamarca, el primer país que suspendió su uso, Noruega y Suecia todavía no han informado de su decisión sobre la vacuna, aunque se espera que lo hagan esta semana.

Con información de EFE.

error: Este contenido esta protegido !!