Oaxaca: Prohíben la entrada de turistas a Hierve el Agua por riesgo de violencia

Por medio de un desplegado difundido por medios locales, autoridades agrarias y municipales de San Lorenzo Albarradas anunciaron la decisión de cerrar “de manera permanente y definitiva” el parador turístico Hierve el Agua, uno de los destinos más populares del estado de Oaxaca.

Ubicado a 50 kilómetros al sureste de la capital oaxaqueña, Hierve el Agua es un sitio que fascina al viajero por sus cascadas petrificadas, un sistema de formaciones rocosas tan extraordinaria que solo hay dos en el mundo. Las aguas termales de su manantial, entre otros atractivos de la zona, acentúan la belleza natural de este destino ecoturístico.

 

Sin embargo, Hierve el Agua habrá cerrado sus puertas de manera permanente a turistas nacionales y extranjeros que pretendan visitar el sitio. Esto se debe a la injusticia que denuncian los ejidatarios del municipio, como dueños de la parcela, de no poder extraer ningún beneficio derivado de las ganancias millonarias que deja el turismo:

“En virtud de que los recursos que genera este parador no son para la ejidatarios de San Lorenzo Albarradas, ya que la comunidad que es legitima dueña y poseedora de los derechos parcelarios sobre Hierve el Agua no tiene acceso a los recursos que prestadores de servicios turísticos y políticos con empresas turísticas cobran, por lo que no tiene caso que Hierve el Agua se apertura al público”.

Los pobladores señalaron que hace 15 años, durante la gestión de Ulises Ruiz, se firmó un convenio con el gobierno estatal “para que este realizara acciones de mejora y mantenimiento al parador turístico, con una inversión cercana a los dos millones de pesos”, pero en lugar de eso, entregó la posesión material de la parcela a “grupos políticos que tienen empresas turísticas y a pobladores de la Agencia de Policías de San Isidro Roaguia”.

Ante la tensa relación con los agentes de Roaguia, quienes a su vez exigen al municipio la entrega de sus participaciones por orden de la Sala Indígena del Tribunal Superior de Justicia, los ejidatarios determinaron hacer responsable “de cualquier acto de violencia, agresión o conflicto al señor gobernador del estado de Oaxaca Alejandro Ismael Murat Hinojosa”.

Los agentes acusaron al municipio de Albarradas de mantener un retén ilegal en el camino que conduce a las cascadas, mediante el cual cobraban la entrada a los turistas a partir del inicio de este conflicto.

Los ejidatarios terminaron por ofrecer “una disculpa a todas aquellas personas que no conocen las maravillas que se encuentran en nuestro estado pero es nuestra responsabilidad conservar el medio ambiente y la sustentabilidad de la población en armonía con la naturaleza”.

 

error: Este contenido esta protegido !!