Burrolandia pide ayuda para alimentar a sus burritos durante la pandemia

A inicios de marzo, Burrolandia México por fin pudo reanudar sus actividades luego de permanecer cerrado a causa de la pandemia de covid. Sin embargo, el reconocido santuario del burro mexicano necesita ayuda, ya que la crisis sanitaria ha dejado sin recursos al parque para alimentar a sus animales.

Lo que hace 15 años empezó como un refugio para burros maltratados con menos de 10 ejemplares, hoy es un parque temático de nombre Burrolandia que se jacta de contar con más de 50 burros y mulas.

En efecto, Burrolandia es un santuario que busca generar conciencia sobre los riesgos que enfrenta el burro mexicano, especie que ha visto una drástica reducción en su población, con cerca de 1 millón y medio de burros hace 30 años a solo 300 mil ejemplares en la actualidad.

 

 

Desde hace siglos, el burro y la mula suelen ser empleados como animales de carga, a menudo explotados y maltratados por sus dueños. Pero con la penetración de la maquinaria y el trabajo automatizado, el burro ha dejado de ser útil para sus antiguas funciones, por lo que sus dueños prefieren sacrificar a estos animales que seguir invirtiendo en su crianza.

Por ello, Burrolandia ha rescatado a decenas de burros y mulas en condiciones deplorables o ha facilitado los medios para brindar ayuda a estos animales. Desafortunamente, este parque ahora enfrenta sus propios desafíos para seguir adelante en tiempos de covid.

Al rescate de Burrolandia

Ubicado en el municipio de Otumba, Estado de México, a pocos kilómetros de las pirámides de Teotihuacán, Burrolandia abrió sus puertas al público el 1 de marzo, pero solo acepta visitantes que hayan hecho su reservación, esto con el fin de limitar el aforo y así cumplir con las restricciones sanitarias.

 

No obstante, el parque necesita ayuda para comprar las pacas de comida, así como los costos de mantenimiento, medicamentos, personal y demás gastos en la operación de un santuario para animales.

La manera más sencilla para ayudar es visitando el parque, ya que Burrolandia depende de las ganancias que obtiene de las entradas, así como de la venta de productos de su tienda de regalos y de los puestos de alimentos y bebidas. Fuera de eso, no obtienen ningún apoyo del sector público.

El acceso a Burrolandia tiene un costo de 100 pesos para adultos y 80 pesos para niños; menores de 3 años entran gratis.

Consulta el protocolo temporal de visita en seguida y cómo hacer tu reservación. Para más información consulta su página oficial.

error: Este contenido esta protegido !!