Así transcurrió el Viernes Santo en la Basílica de Guadalupe

La Basílica de Guadalupe realizó las celebraciones del Viernes Santo, con un aforo reducido y con estrictas medidas de higiene y sana distancia.

A las 11 de la mañana inició el viacrucis, al interior del templo, con Cristo recorriendo las 14 estaciones que representan los momentos desde la captura de Jesús y hasta su crucifixión y posterior sepultura.

Solo se permitió el acceso de 500 fieles
A la Basílica, que normalmente puede albergar 5 mil personas sentadas, solo se permitió el acceso de 500 fieles.

A la 1 de la tarde se llevó a cabo el “Sermón de las 7 palabras”, en esta ocasión desde la capilla de la música y mirando hacia la Plaza Mariana, donde los fieles pudieron presenciar y escuchar, al aire libre, pero siempre con cubre boca y respetando la sana distancia.

Fe y agradecimiento durante celebración

No es la celebración que hubieran deseado, pero quienes asistieron lo vivieron con fe y agradecimiento.

“Pues muy bonito, yo más que nada como soy peregrino hacia el señor de Chalma y también hacia la Virgen de Guadalupe, hace un año no pudimos ir a Chalma ni estar aquí, afortunadamente ahorita si fue posible de siquiera estar aquí en el patio y recibir una oración y la bendición de los sacerdotes”, comentó Miguel Bautista, peregrinó con su familia desde Ecatepec para el Viernes Santo.

“Que la misericordia del Señor es infinita y que le agradecemos también por habernos permitido o porque las iglesias en este tiempo están abiertas ¿no?”, dijo Salvaluz, Religiosa.

A las 4 de la tarde tuvo lugar la celebración litúrgica de la Pasión y Muerte del Señor, presidida por el Obispo Carlos Samaniego.

“Ciertamente hemos escuchado muchas veces que hay que acompañar a Jesús en los pasos de la pasión, pero ahora podríamos también pensar que somos parte de esta humanidad que está sufriendo esta pandemia, una fuerte pasión, pero no estamos solos, va con nosotros el señor Jesús… Fé significa encender una luz y descubrir que Jesús está a nuestro lado cargando la cruz, cargando con nuestra Cruz, también va la virgen María, en esta noche obscura”, aseguró monseñor Carlos Samaniego, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de México.

Así transcurrió el Viernes Santo en la Basílica de Guadalupe… Sin incidentes, con sana distancia y, en esta ocasión, sin que los fieles pudieran tocar ni besar las cruces, como ocurría antes de la pandemia.

Con información de Marco Dueñ

error: Este contenido esta protegido !!