Chiapas e Hidalgo celebran a las parteras, fundamentales durante la pandemia

El miércoles se conmemoró el Día Internacional de las Parteras para visibilizar la importancia de fomentar esta labor en el mundo y salvar vidas, en el contexto de la pandemia, su intervención ha sido fundamental en comunidades indígenas de México. Así las celebraron en Chiapas e Hidalgo.

Chiapas

En la región altos de Chiapas, parteras tradicionales celebraron con un ritual maya, el Día Internacional de las Parteras para pedir a la madre tierra sabiduría, fuerza y la bondad en esta práctica ancestral que sobrevive en las comunidades indígenas del estado.

En este ritual se le reza al corazón de la tierra y al cielo, para ello, se utilizan rosas y flores que simbolizan la salida del sol, los campos de la tierra donde nace la cosecha, el descanso donde se oculta el sol y la vida de los ancestros mayas.

“Aquí en el rezo le pedimos a Dios de la madre tierra, del cielo, que el corazón está ahí con nosotras nos cubre, Dios está presente en medio y nosotros le pedimos nuestra vida, la fuerza y también todo lo que nos rodea aquí”, Rosa Santiz Bolom, Partera Tradicional de Huixtán, Chiapas.

En esta ceremonia se agradeció a la madre tierra por el don de ser partera o partero, como Don Lorenzo quien heredó este oficio de su madre.

“Siempre es difícil porque para que las mujeres nos tienen que tener la confianza primero, mucho respeto y por eso estamos en el trabajo, no es fácil el trabajo de ser partero porque tenemos que caminar hasta dos horas o tres horas para atender el parto, hay partos complicados, hay partos difíciles, pero la hemos atendido con nuestras plantas naturales”, Lorenzo Ruíz Díaz, Partero Tradicional de Amatán, Chiapas.

En 2020 las casi 600 parteras que integran el Movimiento de Parteras de Chiapas Nich Ixim atendieron mil 400 partos en 35 municipios de la entidad; en este 2021, se han atendido 573 partos por al menos 65 parteras tradicionales.

“Muchas veces nosotras estamos en la primera línea de atención, a nosotros no nos han dado esa prioridad para nosotras como parteras tradicionales saben que nosotras estamos en la primera línea de atención”, Ofelia Pérez Ruiz, Partera Tradicional de Chenalhó, Chiapas.

En Chiapas, las parteras tradicionales, atienden alrededor del 60% de los partos en las regiones indígenas y rurales del estado. No solo acompañan a las mujeres embarazadas sino a toda la familia durante todo el proceso de embarazo y parto.

Hidalgo

“La verdad yo me siento orgullosa de mis bebés, mucho más cuando yo recibía en mis manos, es como si fuera tu cortas una flor y crece, un árbol que tú lo siembras y crece, se ve bonito porque es lo más importante de recibir en las manos una vida”, María Carolina Hernández, partera tradicional en Yahualica, Hidalgo.

En el área de atención a la salud de la Casa de la Mujer Indígena, ubicada en la huasteca hidalguense, María Carolina ha visto nacer a decenas de niños.

Desde hace 15 años es partera tradicional, aunque creció con el ejemplo de su abuelita, quien también se dedicó a esta labor, la mujer desarrolló su vocación cuando apoyó en el nacimiento de su sobrino.

Desde entonces María Carolina da seguimiento a los embarazos durante los 9 meses de gestación.

Originaria del municipio de Yahualica, la partera sólo utiliza sus manos para verificar la condición de los bebés y hasta ahora todos los niños que ha recibido han nacido vivos y sin complicaciones.

“Empecé con mi sobrino porque yo lo llevaba a la clínica que la atendieran a mi cuñada de su embarazo, ya sabía cómo es para cortar el cordón, cómo amarrarlo y todo eso, has de cuenta que yo ya sabía cómo hacerlo, entonces yo la cuidé a mi cuñada, la ayudé en su parto y ahorita el niño tiene 15 años”, María Carolina Hernández, partera tradicional en Yahualica, Hidalgo.

“Todos mis niños que nacieron por la partera pues nacieron bien en buenas condiciones, o sea a mí me atendió una partera de la misma comunidad, ella me sobaba y llevaba mi control prenatal la partera y hasta que di a luz y me seguía cuidando”, Elvia Hernández, vecina de Huejutla, Hidalgo.

Durante la pandemia, en las comunidades indígenas el oficio como partera ha sido más solicitado debido, a que la mayoría de las clínicas se destinaron a atender casos de COVID-19, tan solo en el último año, María atendió el alumbramiento de 35 mujeres.

“Ya ahora si que por la pandemia atendí muchas embarazadas tanto que en mi comunidad, pues me buscan porque fue un momento en la clínica ya no las atendieron”, María Carolina Hernández, partera tradicional en Yahualica, Hidalgo.

“Confío porque ellas traen esa sabiduría ya de los antepasados también que es lo que se ocupaba anteriormente, acudí con uno de mis hijos porque él venía atravesado entonces ella me acomodó a mi bebé y fue parto normal”, Dorisbeth Juárez, vecina de Huejutla, Hidalgo.

En el marco del Día Internacional de la Partera, ella espera que más personas se interesen en aprender la práctica milenaria que poco a poco se va dejando atrás.

En Hidalgo hay 622 parteras tradicionales y 22 parteros a quienes recurre la población que no tiene acceso cercano a centros de salud.

Con información de Juan Álvarez y Bertha Alfaro

error: Este contenido esta protegido !!