Falta de oxígeno deja 11 muertos en una India dependiente de importaciones

La falta de oxígeno médico sigue causando severos problemas en la India, como la muerte anoche de 11 pacientes de coronavirus en el sur del país, en medio de una virulenta segunda ola amplificada por la dependencia de importaciones de equipamiento crítico, señalaron expertos este martes.

El país asiático se mantiene en el epicentro global de la pandemia sin atisbar un pico de infecciones, y este martes registró 329 mil 942 nuevos casos.

Esta cifra supone una bajada de 30 mil contagios con respecto a los detectados ayer, y un descenso importante a los más de 400 mil registrados el pasado domingo.

No obstante, el descenso de contagios puede deberse a que no se están realizando suficientes pruebas para la detección del SARS-CoV-2: en los últimos dos días, coincidiendo con el descenso, se realizaron una media de 1.4 millones de test diarios, la tasa más baja desde principios de mes.

Impactado por esta segunda ola del COVID-19, el país asiático se ha visto obligado a luchar contra la escasez de vacunas y a una severa crisis de oxígeno para uso médico y camas de cuidados intensivos que durante semanas ha ahogado a regiones como Nueva Delhi o la occidental Maharashtra.

Mientras, el Gobierno indio distribuye a contrarreloj la ayuda enviada en las últimas semanas por más de 40 países que, ante la gravedad de la segunda ola, comenzaron a enviar remesas con suministros médicos.

Hasta el momento, la India ha recibido un total nueve mil 200 concentradores de oxígeno, cinco mil 243 cilindros de oxígeno, 19 plantas de generación de oxígeno, cinco mil 913 ventiladores y unos tres millones y medio del antiviral Remdesivir.

Varios expertos destacaron hoy, en una conferencia virtual para abordar la crisis del COVID-19 organizada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, que la India depende demasiado en el equipamiento médico importado de otros países.

Hay una gran demanda de oxígeno en el país y la cadena de distribución no es robusta, la India es mayormente dependiente de otros países para el equipamiento crítico como los concentradores de oxígeno”, dijo el doctor V.K. Saraswat.

En el Hospital de Bathalapalli de la Fundación Vicente Ferrer, situado en el estado meridional de Andhra Pradesh, son testigos de los problemas que la mayor demanda de oxígeno ha causado en los hospitales del país.

El tanque de oxígeno, que antes tardaba tres semanas en rellenarse, ahora se gasta en un día. En un día la empresa tiene que venir a rellenarlo, si no, nos quedamos sin oxígeno”, explicó a Efe el director del departamento para el tratamiento de enfermedades infecciosas del hospital, Gerardo Álvarez-Uría.

El médico español teme que cualquier día el camión que todos los días reparte oxígeno a unos 900 centros médicos pueda retrasarse ante la fuerte demanda que tiene que atender y, en consecuencia, carecer de suministro para los pacientes.

Once pacientes de coronavirus murieron anoche en un hospital de esa misma región por el retraso de un camión cisterna que portaba oxígeno.

Todo apunta a que un suceso similar pudo haber ocurrido también la pasada noche en un hospital médico de la región occidental de Goa, en el que al parecer 22 pacientes de COVID-19 perdieron la vida por falta de oxígeno, aunque por el momento se investigan las causas.

Escasez de vacunas
El país administró 2.5 millones de vacunas contra el coronavirus en la última jornada, elevando el total de inoculaciones desde el inicio de la campaña de vacunación el pasado mes de enero a 173 millones.

Sin embargo, estas cifras se encuentran por debajo de las expectativas de las autoridades indias, que preveían vacunar a 300 millones de personas antes de julio con las dos dosis que se fabrican en el país: Covishield, de Astrazecena y Covaxin, del Instituto Serum de la India; además del suero ruso Sputnik V.

La escasez de dosis que presentan muchas regiones del país, provoca que la campaña de vacunación presente graves grietas.

No es posible vacunar a todo el país con solo dos empresas. La fórmula de la vacuna debe compartirse. Se debería permitir que muchas otras empresas de la India fabriquen vacunas”, advirtió este martes el jefe de Gobierno capitalino, Arvind Kejriwal.

error: Este contenido esta protegido !!