Padre consuela y abraza al hombre que atropelló a su hija en accidente

En las imágenes que se han difundido por toda Latinoamérica en las últimas semanas, un padre consuela al hombre que atropelló a su hija de 10 años. Invadido por la culpa, el conductor del vehículo no puede dejar de llorar mientras el padre le pide que rece por su hija.

 

El jueves 15 de abril, en la ciudad de Curitiba, al sur de Brasil, un vehículo alcanzó a golpear a una niña que se cruzó la calle para agarrar una pelota que sus amigos le habían lanzado.

En lugar de emprender la huida, el conductor del vehículo detuvo su coche y corrió a donde estaba el cuerpo de la menor para asistirla.

Fue entonces que el hombre empezó a llorar desconsolado y a lamentarse frente al creciente número de testigos.

Cuando el padre llegó a la escena, su reacción no fue violenta sino acudió a consolar al dueño del vehículo, quien no podía dejar de llorar.

La menor, identificada como Haghatta, fue trasladada a un hospital cercano, donde recibió atención médica y su situación de salud fue reportada como grave.

“Vi sinceridad en su corazón, no era el momento de pelear, teníamos que abrazarnos y ayudarnos”, dijo el padre a un medio local.

Los policías encargados de la investigación determinaron que se trató de un accidente, ya que el conductor no estaba en estado de ebriedad ni conducía a exceso de velocidad.

“No tengo que perdonarte. ¿Pegaste a mi hija porque querías? No fue porque yo quisiera. Fue una fatalidad. Así que lo único que te pido, de corazón, es que reces. Reza por mi hija, para que vaya bien y sobreviva”.

Esas fueron las palabras del padre.

En una nota posterior, un medio local reportó que Haghatta pudo recuperarse de sus heridas y ahora está de vuelta con su familia.

error: Este contenido esta protegido !!