Papa Francisco pide a sacerdotes no ser “solterones que chismorrean”

El papa Francisco llamó a los sacerdotes a acogerse en unidad hasta formar una fraternidad que se viva en la verdad, la sinceridad y la oración, a fin de no convertirse en “solterones que chismorrean“.

La petición del santo padre ocurrió durante su reunión con la comunidad sacerdotal de San Luis de los Franceses de Roma, a la que reconoció por vivir juntos en una sociedad marcada por le individualismo, la autoafirmación y la indiferencia.

El papa Francisco enfatizó que José enseña que tener fe en Dios comprende también creer que Él puede obrar incluso a través de los miedos, la fragilidad y la debilidad, por lo que con José “estamos llamados a volver a la experiencia de los actos sencillos de acogida, de la ternura, del don de sí mismo”.

Sostuvo que en la vida comunitaria siempre existe la tentación de crear pequeños grupos cerrados a través de los cuales se aísla, critica y habla mal de los demás al tiempo que surge el creerse superior y más inteligente.

Chismorrear es un hábito de los grupos cerrados, un hábito incluso de los sacerdotes que se convierten en solterones: van, hablan, cotillean… No ayuda. Déjalo ir. Mirar y pensar en la misericordia de Dios. ¡Y esto nos perjudica a todos! No está bien”, precisó.

Así pues, el papa Francisco animó a los sacerdotes a vivir la convivencia y oración comunitaria en una participación activa y gozosa.

Describió que los curas son hombres que, a la luz del Evangelio, difunde el gusto de Dios a su alrededor y transmite esperanza a los corazones inquietos.

Deseó que sean “pastores con olor de ovejas” a fin de que sean capaces de vivir, de reír y de llorar con su gente.

A mí me preocupa cuando se hacen reflexiones, pensamientos sobre el sacerdocio, como si fuera una cosa de laboratorio: este sacerdote, aquel otro sacerdote… No se puede reflexionar sobre el sacerdote fuera del santo pueblo de Dios. El sacerdocio ministerial es consecuencia del sacerdocio bautismal del santo pueblo fiel de Dios. Esto, no lo olviden. Si ustedes piensan en un sacerdocio aislado del pueblo de Dios, eso no es sacerdocio católico, no; ni tampoco cristiano”, expuso.

El sumo pontífice llamó a los sacerdotes a despojarse de sí mismos, de sus ideas preconcebidas, de sus sueños de grandeza y de su autoafirmación para poner a Dios y a las personas en el centro de sus preocupaciones cotidianas.

Si eres sacerdote, sé pastor. Serás un pastor, en muchas formas de hacerlo, pero siempre en medio del pueblo de Dios.”

Por último, el papa Francisco invitó a los curas a soñar siempre con una Iglesia totalmente al servicio, con un mundo más fraterno y solidario.

error: Este contenido esta protegido !!