Japón establece nuevo récord de velocidad de internet

Con 319 Tbps se pudo descargar dos veces todo el catálogo de Netflix en un segundo

Investigadores del Instituto Nacional de Tecnologías de la Información y Comunicación de Japón (NICT por sus siglas en inglés) han establecido un nuevo récord mundial de velocidad de internet: 319 Tbps. Esta nueva marca es el doble del anterior récord de 178 Tbps establecido en 2020 por ingenieros de Japón y Reino Unido.

NICT explica que la prueba fue realizada en un laboratorio y el resultado se logró gracias al uso de tecnología avanzada de fibra óptica, una hebra experimental de cable de fibra óptica con cuatro núcleos, en vez de uno como es normal, en el mismo tamaño de una línea estándar de 0.125 mm. Además, el experimento también estableció una nueva marca en distancia de transmisión de datos, simulando transmisión de 3,001 km sin degradación de la señal ni velocidad.

Si tenemos en cuenta que la anterior marca de 178 Tbps permitía, en teoría, descargar todo el catálogo de Netflix en un segundo, el nuevo récord de 319 Tbps que dobla al anterior permitiría descargar todo el catálogo de Netflix, dos veces, en un segundo. Es decir, es una velocidad absurdamente rápida, pero que aún falta mucho trabajo para ver de manera cotidiana en hogares del mundo.

Tal y como Motherboard apunta, aún falta mucho tiempo siquiera para que la velocidad de internet de 319 Tbps pueda ser experimentada fuera de un laboratorio con todos los parámetros y aspectos controlados. El uso de un láser de 552 canales, disparado a múltiples longitudes de onda y empujado a través de amplificadores hechos de minerales de tierras raras, lo hacen una práctica costosa. A su vez, esto limitará su uso a aplicaciones industriales, por ejemplo el rápido envío de grandes cantidades de información a través de largas distancias, en vez de uso cotidiano como jugar o consumir contenido.

Sin embargo, el desarrollo de la nueva tecnología de fibra óptica utilizada para la prueba sí es importante para el uso del día a día. Con el mismo tamaño de un cable de fibra óptica tradicional, pero cuatro veces más capacidad, este nuevo cable podría ser “fácilmente implementado” en instalaciones ya existentes, lo cual permitiría a los proveedores de servicio dar un impulso de velocidad a los usuarios.

Pero, más allá de la velocidad, el detalle importante está en el aumento en la capacidad de transmisión de datos, necesario para conexiones más estables y nuevas formas de comunicación, explica NICT.

error: Este contenido esta protegido !!