Los caballos islándicos, por Ivonne Frid

Tienen cabelleras largas de colores brillantes y un cuerpo pequeño, robusto y resistente.

Viajar en las carreteras en Islandia es una experiencia inolvidable con sus infinitas vistas panorámicas y su increíble flora y fauna.

Es un país situado a 66 grados norte del planeta que, además de que su clima es tan extremo y el subsuelo es volcánico, no existen árboles que crezcan de forma natural en esta región del mundo. La visibilidad puede llegar a ser de muchos kilómetros a la redonda.

En los trayectos en coche puedes ver cientos de espectaculares caballos islándicos. Tienen cabelleras largas de colores brillantes y un cuerpo pequeño, robusto y resistente ( no son ponis).

Son la única especie de caballo en Islandia. Han vivido aislados del resto del mundo por más de mil años desde que los vikingos los llevaron a la isla, por lo que son considerados una de las razas de caballos más puras en el mundo.

Por esta razón está prohibida la entrada de cualquier caballo a Islandia, incluso de algún caballo islandés que haya salido del país.

Como casi no tienen enfermedades no necesitan vacunas. Está permitido el consumo de su carne

En un inicio los caballos se utilizaban como medio de transporte y para trabajar la tierra. Hoy en día los entrenan para exhibiciones ecuestres y para que los monten los turistas.

Hay una gran cantidad de caballos en la Isla, aproximadamente uno por cada 4 personas: tienen 330 mil habitantes y 80 mil caballos.

Son longevos, viven en promedio 20 años o más.

El caballo islandés tiene cinco formas de trotar, en lugar de tres que tienen la mayoría de las razas de caballos. Además del paso, el trote y el galope, el caballo islandés tiene dos marchas únicas, el tölt (marcha natural) y el skeið (la quinta marcha: emocionante y divertida), ambas adecuadas para montar cómodamente en los terrenos irregulares de Islandia.

Te puede interesar: Tour por los glaciares en un súper jeep

Con la quinta marcha el caballo muestra todo su poder, llegando a superar velocidades de 25 km por hora. Los islandeses tienen un reto de cabalgar rápidamente llevando un vaso lleno de cerveza. Gana el que menos bebida derrame en el camino.

Existen más de 100 combinaciones de colores de sus cabelleras y cuerpos, y cada uno tiene su nombre en islandés (por cierto muy complicados de pronunciar).

No tienen depredadores naturales por lo que son muy sociales. Los turistas aman montarlos y pasear en estos exóticos animales.

error: Este contenido esta protegido !!