Así es como le pueden robar sus contraseñas con correo que promete mostrar “pruebas” de la infidelidad de su pareja

Haciéndose pasar por una persona conocida, los ciberdelincuentes hacen creer a sus víctimas que cuentan con fotos o videos comprometedores de su compañero o compañera sentimental

Las redes sociales, así como el internet en general, han hecho que las relaciones de pareja se hagan cada vez más difíciles, debido a las inseguridades creadas por las herramientas tecnológicas. Desde hace algunos años, términos como “stalkear”, “toxicidad” o “Me Gusta” son muy usados en medio de una discusión de pareja.

Cada día son más los casos de celos que se reportan debido a un “Me gusta” que alguno de los dos dio a una persona que no le genera confianza a la pareja o que simplemente no es de su agrado. Por esto, es normal encontrar cada vez más un sinfín de estrategias para intentar descubrir a sus parejas en infidelidades que simplemente no existen y que, por el contrario, terminan llenando de pensamientos “tóxicos” su vida; lo que por supuesto puede derivar en una relación llena de inseguridad y dominio y finalmente en la terminación de la misma.

Sin embargo, en la web existen internautas a las que no les importa acabar con el “amor”, sino que por el contrario utilizan las discusiones de pareja para poder sacar provecho económico de las mismas. Así, ya sea por medio de un chantaje o de un robo cibernético, los hackers son un grupo de ciberdelincuentes que se encuentran al acecho de parejas inseguras para poder aprovecharse de dicha situación.

Por ejemplo, recientemente se halló un nuevo método de phishing (suplantación de información) con el que los delincuentes cibernéticos aprovechan los celos de las personas para sacar ventaja de ellos. De acuerdo con los expertos en ciberseguridad, esta nueva estrategia se basa en un falso correo que tiene como finalidad mostrar a las personas supuestas pruebas de un engaño de su pareja, aunque para poderlas ver es necesario que el usuario dé clic sobre el archivo enviado. Es en ese preciso momento donde se da pie para el fraude.

¿Cómo funciona esta estafa?

Según han explicado las autoridades, expertos y algunos usuarios a los que intentaron estafar, esta estrategia de phishing hace uso de los datos personales de una persona conocida de la posible víctima para enviar un e-mail desde su correo personal en el que asegura, con un lenguaje informal perfecto para no levantar sospechas, que tiene fotos, videos u otras supuestas pruebas que demostrarían la presunta infidelidad de su pareja.

“Hola soy (nombre del conocido) y hoy vengo a mostrarte algo que no me atrevo a hacer personalmente, pero que seguramente te interesa, pues prácticamente ya todo el mundo conoce lo que está sucediendo”, es uno de los tantos mensajes con el que los ciberdelincuentes empiezan a preocupar a sus víctimas antes de lanzarle la verdadera “bomba” emocional: “Tu novio/novia; esposo/esposa te está engañando”.

Una vez logran captar la atención de la persona, le señalan de forma directa que cuentan con un archivo que contiene las fotos o videos que demostrarían su acusación. Las falsas pruebas llegan al correo como un archivo adjunto, casi siempre en forma ZIP o RAR (comprimido).

De esta forma la víctima, que quiere salir de la duda, da clic sobre el adjunto para poder descomprimirlo y así ver los presuntos documentos que probarían el engaño de su “ser amado”.

Por supuesto, cuando abre el archivo, este no contiene ninguna información, más que un malware (virus informático) que logra colarse, tanto en el navegador como en el computador, sin que la víctima de la estafa pueda darse cuenta de ello. Así, con ayuda de este código malicioso, los ciberdelincuentes pueden hacerse con contraseñas del banco o de las cuentas de redes sociales de las personas, que luego usan para robar cada centavo que tienen o para chantajearlas.

Teniendo en cuenta esto, es importante siempre evitar abrir este tipo de archivos, pues, como en este caso, se puede tratar de herramientas utilizadas para un fraude electrónico. Si tiene dudas de su pareja, lo mejor es hablar con ella sobre el asunto o, en el caso extremo, contactar a la persona que supuestamente le envío los archivos para que sea ella misma quien le confirme si efectivamente tiene o no pruebas que demuestren la presunta infidelidad.

error: Este contenido esta protegido !!