El 76% de los españoles reclama a las empresas una jornada laboral más corta.

El 76% de los trabajadores españoles cree que las empresas deben disminuir la duración de la semana laboral pues son capaces de obtener los mismos resultados en jornadas más cortas, según un informe de Adecco publicado este jueves.

Se trata de la segunda edición de Resetting Normal, un estudio a nivel mundial que muestra las adaptaciones y expectativas que ha provocado la pandemia en el sector empresarial.

Hasta ahora, el 74% de los profesionales españoles y el 63% a nivel mundial trabaja más de 40 horas a la semana. Sin embargo, casi el 60% de ellos afirma que podría hacer el mismo trabajo en menos de 40 horas, por eso piden a las empresas que los evalúen en base a resultados y no por el tiempo dedicado.

Según Adecco, la crisis sanitaria ha demostrado que el teletrabajo es una opción viable. En el caso español, el 85% de la población trabajadora asegura que su productividad se mantuvo igual o mejoró durante el último año y medio. Los buenos resultados fomentan que 6 de cada 10 trabajadores nacionales quiera trabajar de manera híbrida tras la pandemia, conservando al menos el 40% de su jornada en remoto.

La regulación del teletrabajo, aprobada por el Consejo de Ministros en septiembre del año pasado, fija el umbral en un 30% de la jornada laboral durante al menos tres meses. Esto significa que cualquier empleado que trabaje menos tiempo desde casa no estará amparado por esta normativa. El trabajador, no obstante, tiene derecho a flexibilizar su horario y la empresa está obligada a respetar los tiempos de trabajo y de descanso.

A nivel global, el 53% del personal laboral quiere un modelo de trabajo que mezcle la presencialidad con el teletrabajo. Los españoles, sin embargo, se encuentran seis puntos porcentuales por encima de esta media, es decir, que el 59% desea mantener un modelo híbrido. El 66% de ellos también considera que ha mejorado sus habilidades tecnológicas en este periodo, lo que los sitúa tres puntos por encima de la media en la encuesta. En contraste, solo el 43% de los franceses reconoce alguna mejora.

Aunque el 73% de los españoles considera indispensable que las empresas doten al personal de libertad para decidir cuándo y cómo trabajar, la mayoría de ellos es pesimista. De hecho, solo 4 de cada 10 considera que sus expectativas se verán cumplidas y menos del 50% cree que las organizaciones permitirán el teletrabajo a largo plazo.

La ley española no considera los términos de reversibilidad del teletrabajo. Sin embargo, si considera la dotación de los medios materiales para que los profesionales puedan trabajar a distancia. Según el decreto, tienen derecho a disponer de una dotación y de un mantenimiento adecuado de los medios, equipos y herramientas que empleen para desarrollar su actividad profesional.

Los datos confirman que la pandemia ha modificado los hábitos laborales. Ya en marzo de este año Adecco informó que había 2,86 millones de españoles teletrabajando desde su domicilio; un incremento de 1,2 millones desde el inicio de la pandemia. La empresa de recursos humanos también informó en agosto que las ofertas de empleo con teletrabajo se dispararon un 214% en España entre mayo de 2020 y abril de 2021. No obstante, los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) apuntan a una caída en el teletrabajo, pues en el segundo trimestre de este año el número de ocupados que trabajó desde su domicilio más de la mitad de los días fue de un 9,4%, frente al 11,2% del primer trimestre de este año y al 16,2% del segundo trimestre de 2020.

error: Este contenido esta protegido !!