Jim Rice, un héroe.

Ligas pasa por una serie de acontecimientos, en los cuales sus peloteros pasan por una serie de descréditos por consumo de drogas, violencia intrafamiliar y otros, me pidieron recordar a Jim Rice, aquella estrella que enalteció al beisbol por su gesto de grandeza.

El miembro del salón de la fama Jim Rice, tuvo una tarde épica el 7 de agosto de 1982, pero no por lo que hizo con el bat o el guante, si no por otra acción que lo convirtió casi en un héroe.

La tarde del 7 de agosto se enfrentaban los Medias Blancas y los Medias Rojas en el Fenway Park de Boston y en el 4to inning, un simple foul, casi se convierte en una tragedia. El shortstop de los Medias Rojas Dave Stapleton conectó una línea de foul por el lado de primera base y esta se internó en las graderías. La bola le pegó directamente en la frente a un niño de 4 años de edad.

La familia Keane había asistido esa tarde al Fenway Park, Tom Keane y sus dos hijos, Jonathan de 4 años y el menor de 2, estaban sentados a un lado del dogout de los patirojos, cuando la línea de Stapleton, Tom creyó que había dado en el dogout luego de escuchar el golpe, cuando de pronto vio a su hijo Jonathan en el suelo, con la frente llena de sangre. Los aficionados alrededor empezaron a gritar por ayuda médica de emergencia en cuanto se dieron cuenta de la situación del niño. En ese momento Jim Rice saltó a las gradas, tomó al niño entre sus brazos y corrió hacia el dogout y llevó al niño al médico del equipo, el Dr. Pappas, quien había presenciado el incidente y rápidamente llamó al servicio de emergencias. Cuando Jonathan Keane fue subido a la ambulancia para ser trasladado al Boston Children´s Hospital, habían pasado apenas 3 minutos desde que lo golpeara la pelota.

El niño Jonathan fue sometido a una cirugía de emergencia, para aliviar la presión en su cerebro causada por la inflamación. Los médicos de Jonathan afirmaron que las rápidas acciones tomadas por Rice, dieron como resultado una atención médica mucho más rápida que si tuviera que haber esperado a los técnicos de emergencias médicas en las gradas. Rice probablemente le salvó la vida o al menos evitó daños permanentes.

Jim Rice visitó a Jonathan en el hospital y después de darse cuenta del estado financiero de su familia, antes de salir fue a las oficinas administrativas del hospital y les indicó que le enviaran todas las facturas médicas, Rice se hizo cargo de la cuenta del hospital.

Al siguiente año, Jonathan Keane fue invitado por los Medias Rojas a tirar el primer lanzamiento en el Opening Day, tuvo la oportunidad de convivir con Jim Rice.

 

error: Este contenido esta protegido !!