‘Wali’, uno de los mejores francotiradores del mundo, llega a Ucrania

Un voluntario identificado simplemente como ‘Wali’ se ha sumado a la Legión Internacional que convocó el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski. Reconocido como un francotirador de élite, ‘Wali’ ha estado documentando sus experiencias en redes sociales.

Originario de Canadá, ‘Wali’ es un hombre de 40 años que apenas el mes pasado tenía un trabajo ordinario como programador. Padre de un bebé de 1 año, este sujeto atendió el llamado de auxilio de Zelenski a la comunidad internacional “como un bombero que responde a la alarma de incendio”, dejando atrás a su familia.

Según medios ucranianos, un francotirador experimentado puede abatir siete blancos en un día. En una zona de guerra como la ucraniana, su productividad puede aumentar a diez muertes. ‘Wali’, en cambio, tiene una reputación de darle a 40 blancos por día.

Como integrante del Regimiento Real 22, ‘Wali’ hizo dos tours de Afganistán entre 2009 y 2011, combatiendo en Kandahar, una de las zonas más conflictivas de aquella guerra. Fue aquí donde recibió su peculiar apodo. Ya como voluntario, ‘Wali’ viajó a Irak en 2015 para luchar contra el Estado Islámico.

El viaje de ‘Wali’ a Ucrania empezó el 27 de febrero, cuando se despidió de su esposa y su hijo para juntarse con un camarada y tomar un vuelo a Polonia. “Sé que es horrible, pero yo, en mi cabeza, cuando veo imágenes de destrucción en Ucrania, es a mi hijo a quien veo, en peligro y sufriendo”, escribió Wali en su diario en Facebook.

Además de su rifle y su equipo militar, ‘Wali’ porta una cámara, la cual ha estado utilizando para narrar su experiencia en su página, La Torche et l’Épée (La torcha y la espada). El 3 de marzo cruzó la frontera entre Polonia y Ucrania.

“Esto es un apocalipsis en ciernes. Pobre gente. Pronto entramos en una estación de servicio. Mirando el menú… Darse cuenta de que no hay más comida disponible. Miro a mi alrededor y me doy cuenta de que las mesas están vacías. La gente comerá lo que sobra”.

Desde entonces, Wali y sus compañeros, provenientes también de Canadá o del Reino Unido, hicieron el largo trayecto para llegar al frente y sumarse a la Legión Internacional. En sus encuentros con la población ucraniana, ésta le tiene poca confianza al principio, pero con las horas cambian de parecer al constatar que están de su lado.

“Los ucranianos son duros con los invasores, pero acogedores con aquellos que vinieron a ayudarlos. ¡Es difícil no amar a un pueblo que solo quiere ser libre!”

Según las autoridades ucranianas, alrededor de 20 mil extranjeros se habían alistado para combatir a las tropas rusas en las primeras 24 horas que lanzaron su convocatoria.

Ultimas Noticias