México amplía medidas de movilidad laboral y reintegración de refugiados

Estados Unidos y México afinaron medidas para beneficiar a migrantes y refugiados en ambos países.

 

El gobierno de México amplió las vías laborales y de refugio con los países del norte de América central, es decir, Honduras, Guatemala y El Salvador del mismo modo que solicitó el respaldo de los Estados Unidos para las comunidades mexicanas que residen en dicho país.

Lo anterior fue alcanzado en el marco de la IX Cumbre de las Américas, como muestra de la voluntad de cooperación y liderazgo regional en la materia, dado que el gobierno federal se comprometió con medidas ambiciosas y puntuales que robustecen la Declaración de Los Ángeles sobre Migración y Protección, de acuerdo con un comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

En materia de movilidad laboral, el Gobierno de México trabajará con su similar de Guatemala a fin de lanzar un nuevo programa de cooperación laboral. La propuesta incluye incorporar entre 15,000 y 20,000 migrantes de Guatemala en México por año, con miras a expandir para personas de Honduras y El Salvador en el mediano plazo.

En conjunto con organismos del Sistema de las Naciones Unidas, como Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas (Acnur), México buscaría facilitar oportunidades de empleo a 20,000 personas refugiadas reubicadas e integradas en los próximos tres años, a partir del 2022.

Asimismo, México tiene un mercado laboral sólido tanto para nacionales como para personas extranjeras, indica la SRE en el documento, además de una tradición solidaria y un compromiso con el refugio a nivel americano y global.

“Es un esfuerzo del gobierno federal, encabezado por la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), así como de autoridades estatales, municipales y del sector privado, con un papel clave de la Acnur, que resulta en una ganancia para las personas refugiadas, las empresas y la sociedad en su conjunto”.

El nuevo mecanismo buscaría fortalecer la cooperación entre ambos gobiernos en la implementación de los programas de trabajadores temporales H-2A y H-2B, incluyendo un enfoque en los estados del sur de México, a fin de promover el desarrollo en la región.

Por parte del Gobierno de México, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, a través del Servicio Nacional de Empleo, asumiría la promoción y difusión de sus vacantes e identificará los mejores mecanismos para acercar el capital humano que se requiere para cubrirlas.

Como parte de la agenda del nuevo grupo binacional se tiene contemplado el diseño de un programa piloto para identificar y contratar trabajadoras y trabajadores mexicanos en sectores específicos. El programa tiene como objetivo que las industrias en Estados Unidos estén vinculadas a sectores esenciales y que las personas trabajadoras que participen sean principalmente de los estados del sur de México.

Con información de Aristegui Noticias.

Ultimas Noticias