Fiscalía de Chihuahua ignoró llamadas por asesinato de sacerdotes jesuitas; “No contestaron”, denuncia rector de la Ibero

El rector de la Ibero aseguró que la Fiscalía de Chihuahua ignoró las llamadas por el asesinato de dos sacerdotes jesuitas, pero que la Segob sí las atendió.

 

Ante el asesinato de dos sacerdotes en la comunidad de Cerocahui la Compañía de Jesús recurrió a la Fiscalía de Chihuahua, pero no fueron atendidos, denunció el Dr. Luis Arriaga Valenzuela.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga para Radio Fórmula el rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México expuso que la Compañía de Jesús intentó comunicarse con autoridades de Chihuahua, pero que no respondieron sus llamadas.

Ayer (día en que ocurrió el asesinato) nosotros estuvimos tratando de localizar a autoridades de Chihuahua y no nos respondieron nuestras llamadas. Les llamamos en la noche y no contestaron”, lamentó.

El Dr. Arriaga Valenzuela destacó que fueron autoridades del Gobierno Federal quienes sí atendieron su llamada de auxilio ante el caso.

Dijo que lograron comunicarse con el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, a quien dieron cuenta de lo ocurrido.

Nuestra postura como universidad, desde luego, es condenar este homicidio y desaparición de los cuerpos de mis hermanos y compañeros Javier Campos y César Mora”, indicó.

El rector de la Ibero demandó una investigación rápida, imparcial y minuciosa, cuyos hallazgos se den a conocer con transparencia a fin de que la ciudadanía conozca lo que ocurrió.

Añadió que la Compañía de Jesús coadyuvará en las investigaciones para evitar impunidad en el caso.

Nosotros vamos a poner todas nuestras capacidades para que este caso no quede en la impunidad.

Queremos cooperar, queremos dialogar, queremos establecer puentes, pero también queremos que se investigue de manera imparcial, que nos permitan asumir la coadyuvancia del caso y se llegue a la verdad de los hechos y en su momento a la reparación.”

El Dr. Luis Arriaga recordó a los sacerdotes Javier Campos y Joaquín César Mora como realmente entregados a su misión en Cerocahui, con 20 y 40 años de labor jesuita.

Urgió también a la recuperación de los cuerpos lo antes posible, para lo cual pidió ayuda a la población en general, pues dijo, las 72 horas posteriores al asesinato son cruciales.

Sabemos que es una práctica común de grupos delictivos de la zona desaparecer los cuerpos, enterrarlos o incinerarlos. Y nosotros queremos y necesitamos recuperarlos”, enfatizó.

Por último, el sacerdote jesuita remarcó que el asesinato de sus colegas no frenará la labor de la Compañía en Chihuahua y la Sierra Tarahumara, pues se tienen obras sociales desde hace varios años, cuando otras misiones no han querido tener presencia por su ubicación remota.

Con información de López-Dóriga Digital.

Ultimas Noticias