López Obrador pedirá a Biden que revise Caso Julian Assange

El mandatario mexicano dejó en claro que “México le abre las puertas” a Julian Assange, fundador de WikiLeaks.

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador pedirá a su homólogo estadounidense Joe Biden en la reunión de julio próximo que se revise el caso de Julian Assange, fundador de WikiLeaks.

En la conferencia matutina de Palacio Nacional, López Obrador dejó en claro que pese a que esto va en contra de los grupos “duros” en Estados Unidos, debe prevalecer el humanismo.

El mandatario mexicano dejó en claro que “México le abre las puertas a Assange, en el caso de que se resuelva liberarlo, hay mecanismos para hacerlo”.

El jefe del Ejecutivo federal mexicano aclaró que desde el Gobierno de Donald Trump, se había pedido la exoneración de Julian Assange.

“En el caso de Julian Assange, nosotros al terminar el gobierno de Donald Trump solicitamos que de le exonerara porque es un preso de consciencia, es injustamente tratado, su delito, entre comillas, fue denunciar violaciones graves de derechos humanos en el mundo y además intromisión del gobierno de EE.UU. en asuntos internos de otros países, eso fue lo que hizo Assange”, refirió.

Assange, que expuso abusos de EE.UU. en Guantánamo (Cuba), Irak y Afganistán, está más cerca de ser entregado a ese país después de que la ministra británica de Interior, Priti Patel, firmase la orden de extradición, aunque su equipo legal avisó que recurrirá la medida.

La ministra rubricó la orden después de que el pasado 20 de abril un tribunal británico autorizara la entrega del periodista australiano para ser considerada por el Gobierno del Reino Unido.

Assange lleva más de diez años confinado en el Reino Unido sin ser convicto, primero bajo arresto domiciliario a raíz de un caso de presuntos delitos sexuales ya archivado, y entre 2012 y 2019 estuvo refugiado en la embajada de Ecuador en Londres.

Tras su salida de esa legación diplomática en 2019, después de que Quito le retirase el refugio, el periodista permanece en la prisión de alta seguridad de Belmarsh, al este de Londres.

Al comunicar la decisión, el ministerio de Interior señaló que, en virtud de la Ley de Extradición de 2003, la ministra debe firmar una orden de extradición si no encuentra argumentos para prohibirla y resaltó que las solicitudes de entrega son consideradas por ella una vez recibido el visto bueno de la Justicia.

Con información de López-Dóriga Digital y EFE.

Ultimas Noticias