“Podemos ofrecer mucho para restablecer el tejido social”: Diócesis de la Tarahumara

Héctor Fernando Martínez Espinoza, vicario General de la Diócesis de la Tarahumara, se pronunció a favor de la creación de mesas de encuentro con las autoridades.

 

Tras el asesinato de dos sacerdotes jesuitas en Chihuahua, diversas autoridades eclesiásticas han alzado la voz para exigir justicia y para ofrecerse para ser modelos de interculturalidad para la construcción de la paz.

Tachó el asesinato de los sacerdores jesuitas, ocurrido la noche del lunes, como un absurdo.

“Cuando vemos que la cosa se va deteriorando más y más, incluso como en este crimen absurdo donde no hubo móvil, siquiera, fue una consecuencia de la toxicidad de este sujeto, de la impunidad”, explicó.

Reclamó que las autoridades no han atendido las necesidades de la Tarahumara porque son zonas pobres y “no beneficia en votos”, como sí ocurre en Juárez, Delicias, Cuauhtémoc.

“Prefieren hacer una cancha en Juárez que algo aquí, por eso en sensibilidad falta mucho, las necesidades de los mestizos son distintas a las de estas zonas”, reclamó.

Apuntó que actualmente los menores están expuestos a la violencia y muchos aspiran a unirse a la delincuencia organizada.

Explicó que aunque hace tiempo el estado de Chihuahua tuvo la primera secretaría de estado para atender a las comunidades indígenas y en su momento fue muy eficiente, hoy está en su peor versión. “Y no se nos ha querido escuchar”, lamentó.

Finalmente, detalló que la Tarahumara es una reserva espiritual.

Con información de López-Doriga Digital.

Ultimas Noticias