Ambientalistas denuncian construcción de condominios en Tulum

La situación descrita en Xcacel Xcacelito, Tulum, es preocupante y levanta serias denuncias por parte de los ambientalistas contra un grupo empresarial que está llevando a cabo la construcción de un desarrollo condominal en una zona muy cercana a la zona de anidación de tortugas. Aquí están los principales puntos de la denuncia:

Violaciones legales: Se acusa al grupo empresarial de violar múltiples preceptos legales. Esto incluye la falta de permisos correspondientes ante los tres niveles de gobierno (municipal, estatal y federal).

Incumplimiento de órdenes judiciales: A pesar de una orden de un juez de distrito para detener la edificación, los desarrolladores continuaron con la construcción.

Engaño en los permisos: Se ha señalado que los desarrolladores mintieron sobre las características del proyecto al principio para obtener el permiso del ayuntamiento. Inicialmente declararon que el desarrollo sería de siete niveles y 24 departamentos, pero luego solicitaron un permiso para cinco niveles y 16 departamentos en una superficie de 730 metros.

Ausencia de documentos clave: No se presentó la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), requerida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT). Además, la licencia de obra concedida por el ayuntamiento se otorgó de manera ilegal, sin cumplir con los requisitos previos como la MIA.

Falta de supervisión efectiva: Aunque hubo intentos de detener la construcción mediante demandas judiciales y clausuras temporales por parte de la Profepa, las autoridades locales y federales fueron acusadas de permitir que la obra continuara, incluso después de ser clausurada inicialmente.

Impacto ambiental significativo: La construcción se realiza sin respetar la proximidad a una zona de anidación de tortugas, lo cual podría tener graves consecuencias ambientales.

En resumen, los activistas y la comunidad ambientalista sostienen que las acciones de los desarrolladores y la aparente complicidad de las autoridades representan una violación grave de la ley y un riesgo significativo para el medio ambiente local, especialmente para las tortugas que anidan en la zona.