Con 500 medidas cautelares, la CEDH Sonora protege a las personas

“Nunca como ahora la CEDH había aprovechado este medio de protección tan eficiente para salvaguardar los derechos de las personas”: Luis Fernando Rentería Barragán.

En abril de 2024, se inició una queja de oficio por violencia y transfobia que sufría una mujer trans en Hermosillo, a quien se le protegió mediante una medida cautelar dirigida a la Fiscalía General de Sonora, la cual fue cumplida. Hace unos días, la misma persona acudió presencialmente a la Comisión y solicitó protección por nuevas agresiones a ella y a su familia por parte de otra persona, por lo cual se emitió una nueva medida cautelar, que también fue efectiva para proteger sus derechos. Esta es la medida cautelar número 500.

Dicha cifra ha sido la más grande en la historia del órgano constitucional autónomo, porque constituye más del triple que todas las realizadas en Sonora los 30 años anteriores. Con estas 500 medidas cautelares se han protegido de inmediato a las posibles víctimas.

Tal fue el caso también reciente de una madre de familia víctima de violencia vicaria, a quien su esposo la violentaba y ha utilizado a sus hijos para perseguirla por varias ciudades donde ella se ha refugiado.

Muchas de las quejas y medidas cautelares se han emprendido de oficio, al conocer la CEDH de los sucesos mediante constantes monitoreos en medios de comunicación y redes sociales.

Así ha ocurrido además con casos de violencia escolar respecto a niñas, niños y adolescentes; mujeres víctimas de violencia; personas privadas de la libertad que precisan de acceso a la salud, protección a su integridad personal o que deben ser puestas en libertad; personas adultas mayores; personas con discapacidad, etc.

Nunca como ahora la CEDH había dado la importancia real que tiene este medio de protección, que es más eficiente que otros instrumentos de los cuales disponen los órganos de protección de derechos humanos, a decir de Rentería Barragán, Presidente de la Comisión.

“La medida cautelar se emite en el momento mismo en que se conoce el caso a fin de brindar protección a las víctimas, con lo que se detiene la situación de riesgo y así es posible detener daños que luego serían irreparables”, explicó.

Agregó que la medida cautelar puede incluso resolver el problema de fondo, si la autoridad a la que se ha dirigido cumple debida y oportunamente con la misma, y ello permite concluir satisfactoriamente el caso.

De esas 500 medidas cautelares de la CEDH Sonora, 44 corresponden al 2022, 256 al 2023 y las restantes 200 al actual 2024.

Por otra parte, de las 572 personas protegidas con estas medidas cautelares, 381 forman parte de los grupos de atención prioritaria de la Comisión, como el de niñas, niños y adolescentes, que sumaron 159; personas privadas de la libertad y sus visitantes con 133; mujeres víctimas de violencia, con 64, entre otras.

De las 43 autoridades a las que se dirigieron las 500 medidas, 184 corresponden a la Fiscalía General de Justicia del Estado; 155 a la Sistema Estatal Penitenciario (CERESOS); 113 a la Secretaría de Educación y Cultura; 42 a la Secretaría de Salud; 22 a municipios y 82 a otras entidades.

Entre los derechos protegidos por la CEDH Sonora a través de las medidas cautelares están el derecho a la integridad personal, con 264 casos; a la salud, con 153; el derecho de acceso a la justicia, en 131 ocasiones; a la libertad y seguridad personales, con 102; a la educación, 97; el derecho a la vida, 93; de las mujeres a una vida libre de violencia, 73; protección integral de niñas, niños y adolescentes, con 70, entre otros.