Corte otorga inmunidad a Trump incluso por delitos graves

El caso discutido se centra en la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos sobre la inmunidad de los ex presidentes por delitos graves cometidos durante su mandato. En resumen, la Corte falló a favor de Donald Trump, estableciendo que los presidentes tienen inmunidad por actos oficiales realizados durante su tiempo en el cargo. Este fallo implica que Trump, acusado de intentar descarrilar el proceso electoral de 2020 y otros delitos graves, podría estar protegido de enjuiciamiento por esas acciones mientras era presidente.

El fallo fue apoyado por los seis jueces conservadores contra los tres moderados, lo que ha generado críticas significativas. Los críticos, incluidos demócratas y algunos expertos legales, argumentan que esta decisión crea un peligroso precedente al permitir que un presidente use su cargo para cometer delitos graves sin consecuencias legales mientras esté en el poder. Esto podría socavar el principio fundamental de que nadie está por encima de la ley y podría abrir la puerta a un abuso de poder presidencial sin límites.

La juez Sonia Sotomayor expresó su preocupación, afirmando que el fallo remodela la institución de la presidencia al sugerir que el presidente está por encima de la ley en el ejercicio de sus funciones oficiales. Varios líderes demócratas también lamentaron la decisión, advirtiendo que podría establecer un camino hacia una dictadura al permitir impunidad para delitos graves como asesinato político o intentos de golpes de Estado.

El debate sobre este fallo resalta tensiones fundamentales sobre la separación de poderes, la rendición de cuentas y el equilibrio de poderes en el sistema político de Estados Unidos.