Más de 1.6 millones de hogares en Texas siguen sin luz a tres días del paso de “Beryl”

La situación en Texas tras el paso del ciclón postropical “Beryl” ha sido devastadora, dejando a más de 1.6 millones de hogares sin suministro eléctrico y ocasionando críticas hacia la respuesta del Gobierno. El huracán, que inicialmente afectó a 2.7 millones de personas, golpeó especialmente a Houston y otras áreas densamente pobladas. La falta de electricidad ha sido especialmente peligrosa debido a una ola de calor extremo, aumentando el riesgo de enfermedades relacionadas con el calor y otros peligros para la salud.

Las críticas han apuntado hacia las autoridades estatales, incluyendo al vicegobernador Dan Patrick, quien reconoció la severidad de la situación mientras el gobernador Gregg Abbott se encontraba fuera del país. Las empresas proveedoras de energía, como CenterPoint Energy, han enfrentado desafíos monumentales para restaurar el servicio, y aún no han proporcionado un cronograma claro para la recuperación completa.

El presidente Joe Biden ha aprobado una declaración de desastre mayor para algunas zonas de Texas, aunque también ha expresado frustración por los retrasos en la distribución de ayuda federal debido a problemas de coordinación con el gobierno local. Las autoridades han establecido “estaciones de enfriamiento” para ayudar a los afectados.