Polleros suben tarifas para cruzar a EU; cobran hasta 55 mil dólares

SAN DIEGO.— Los traficantes de personas aumentaron sus precios ante un potencial cierre de la frontera entre México y Estados y al proceso de asilo que decretó el presidente Joe Biden.

Wilmer, un joven salvadoreño de unos 20 años, dijo que a él y a cada miembro de su familia le cobraron 19 mil dólares por traerlos de San Salvador a la frontera dentro de California.

Es un precio que habían acordado hace unos dos meses, antes de tramitar pasaportes y hacer los arreglos para viajar.

Pero lo que escuchamos antes de salir es que ya estaban cobrando 25 mil y hasta 40 mil a una señora embarazada que planeaba dar a luz a su hijo en territorio estadunidense”.

En el mismo sentido, un hombre de la India dijo en inglés por su parte que a él le cobraron 55 mil dólares.

El migrante explicó que ese costo es 10 mil dólares más caro que en mayo pasado.

El 4 de junio pasado, el presidente Biden firmó un decreto que autoriza el cierre de la frontera de Estados Unidos con México entre los puertos de entrada oficiales mientras los cruces superen los dos mil 500 cada día durante una semana.

Nos estaban diciendo que subieron los precios porque ellos (los traficantes) te garantizan que cruces la frontera a Estados Unidos para solicitar asilo”, agregó un familiar de Wilmer que prefirió el anonimato.

El joven de unos 22 años reconoció que ni Wilmer ni él tienen en realidad razones para pedir asilo político en Estados Unidos.

No obstante, la situación en su país de origen es crítica.

Allá no encontramos trabajo, y cuando trabajamos no nos alcanza para nada el salario, expresó.

Familiares de ambos jóvenes que viven al norte de Los Ángeles desde hace años fueron quienes reunieron el dinero para los traficantes.

Se paga por adelantado”, dijo Wilmer.

El joven espera que le den pase inicial como solicitante de asilo, en libertad condicional.

Sin embargo, dijo que espera encontrar un empleo cuanto antes para empezar a pagar la deuda con sus familiares por el traslado.

DURO TRAYECTO

Los jóvenes volaron a la Ciudad de México, luego a Tijuana, donde los recibieron en el aeropuerto.

Una hora y media después cruzaron la frontera por el Nido de las Águilas, una zona sin muro fronterizo en el ascenso a las montañas al este de San Diego y se entregaron al primer oficial fronterizo que encontraron.

Por instrucciones de los traficantes, los centroamericanos dijeron que tienen miedo de que las autoridades de su país los acusen de pertenecer a una pandilla y los metan a la cárcel.

Los migrantes relataron a este diario sus experiencias en San Ysidro donde las autoridades llevan a los migrantes en autobuses para dejarlos en libertad condicional luego de procesarlos.

Por su parte, el hombre originario de India integra un grupo que viajó de Nueva Delhi a San Salvador, donde no necesitan visa.

Luego se trasladó a un aeropuerto que no pudo identificar en México, aparentemente Cancún, luego a Tijuana y finalmente cruzó la frontera de California la noche entre el martes y el miércoles, junto con los jóvenes salvadoreños y otros migrantes.

El hombre dijo que tendría que trabajar durante años para pagar la deuda que contrajo para llegar a Estados Unidos.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) informó a su vez que el flujo de migrantes a través de la frontera con México se redujo en un 25 por ciento desde que el presidente Biden advirtió a principios del mes que podría ordenar cierres fronterizos al proceso de asilo si el número de solicitantes es muy elevado.

Los jóvenes salvadoreños dijeron que ellos aceptaron que los traficantes los trajeran a EU.

Nos están ofreciendo que es garantizado (cruzar), pero hay mucha gente que no tiene los recursos y tendría que venir con mucho sufrimiento sólo para encontrarse con que cerraron. Mejor no se arriesgan”, afirmó Wilmer.